Arritmia cardiaca: qué es, síntomas y tratamiento

¿Qué es la arritmia cardiaca?

La arritmia cardiaca es una alteración en el ritmo cardíaco.

El ritmo cardiaco se marca por medio de los latidos del corazón. Cuando, por algún motivo, este ritmo es alterado, se le denomina arritmia.

La arritmia puede o no estar asociada a una enfermedad cardíaca. Puede aparecer aisladamente como una patología separada o bien como síntoma de una enfermedad determinada.

Por otra parte, además, la arritmia puede suceder en personas saludables sin alteraciones cardíacas.

Para detectar la arritmia se puede requerir, además de un examen clínico y el historial médico de la persona, de una evaluación electrocardiográfica hecha con el electrocardiograma.

¿Cuáles son los síntomas de la arritmia cardíaca?

Los síntomas de la arritmia cardíaca varían de acuerdo con la edad de la persona, pudiendo incluir:

En algunos casos específicos, otros síntomas pueden ocurrir, tales como:

  • Hinchazón de los miembros;
  • Aumento de la frecuencia urinaria;
  • Alteración visual;
  • Malestar abdominal.

Recordemos que la arritmia puede afectar tanto a personas saludables como en aquellas con padecimientos cardíacos.

Muchas veces, no es necesario llevar un tratamiento específico, aunque dependiendo de la causa de la arritmia y de los síntomas presentes, el tratamiento puede ser indicado.

¿Hay cura? ¿Cómo se trata?

La arritmia tiene cura. El tratamiento depende del tipo, grado y de la frecuencia de la arritmia, pudiendo incluir:

  • Uso de medicamentos;
  • Cambios en el estilo de vida;
  • Ablación por catéter (aplicación de energía de radiofrecuencia que elimina o atenúa los focos de arritmias cardíacas);
  • Implante de dispositivos cardíacos electrónicos, como marcapasos o desfibriladores automáticos;
  • Cirugía, en casos extremos de arritmia.

En los casos de braquicardia (latidos cardíacos lentos), el tratamiento puede constar de la implantación de marcapasos. Este equipo emite impulsos eléctricos que corrigen las fallas en el ritmo de los latidos cardíacos.

Los marcapasos son aparatos muy pequeños que pueden ser implantados por debajo de la piel, sin comprometer el estilo de vida del paciente.

En los casos de taquicardia centricular (latidos cardíacos acelerados), se puede implantar un desfibrilador automático, que detecta la arritmia y corrige la pulsación a través de un choque, haciendo que el corazón retome su frecuencia normal.

Las arritmias cardíacas más graves y extremas requieren de cirugía. Hay técnicas quirúrgicas que permiten corregir la arritmia sin necesidad de abrir el tórax de la persona, lo que disminuye el tiempo de recuperación y mejora la calidad de vida del paciente.

Una de estas técnicas es la cirugía robótica, que consiste en un procedimiento mínimamente invasivo en el cual el cirujano controla los brazos de un robot, lo que le da más destreza, precisión y seguridad para operar.

Los pacientes con fibrilación arterial, otro tipo de arritmia cardíaca, pueden ser tratados con cirugía robótica junto con ablación por catéter. Se le conoce como terapia híbrida y es utilizada en los casos que no responden a los demás tratamientos.

El cardiólogo es el médico responsable de diagnosticar y tratar los casos de arritmia cardiaca.

Arritmia cardiaca: qué es, síntomas y tratamiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *