aterosclerosis

Aterosclerosis: síntomas, causas y tratamiento

Signos y síntomas de la aterosclerosis

Los signos y síntomas de la aterosclerosis se deben a la interrupción parcial o total del flujo de sangre a un determinao órgano o parte del cuerpo. Cuando esta obstrucción ocurre en la arteria coronaria, que es la que irriga el corazón, la aterosclerosis puede causar un infarto de miocardio; en las arterias cerebrales, provoca un accidente cerebrovascular (ACV), mientras que cuando afecta los miembros infariores, puede causar dolor en las piernas al caminar.

En caso de ACV, puede haber pérdida de fuerza, adormecimiento o parálisis en el rostro, brazos o piernas (por lo general en un sólo lado del cuerpo), alteraciones visuales, dificultad para hablar o comprender lo que otros dicen, mareos, falta de equilibrio, problemas para deglutir y dolor de cabeza.

En casos de infarto, pueden manifestarse signos como dolor en el pecho (que puede extenderse a uno de los brazos), cuello, hombro y maxilar, falta de aire, sudor frío, palidez, náuseas, vómito, entre otras cosas.

Sin embargo, cabe señalar que la aterosclerosis no manifiesta síntomas y no puede ser detectada en el electrocardiograma durante las fases iniciales. Se trata de una enfermedad silenciosa, que solamente se manifiesta en etapas avanzadas, con complicaciones potencialmente fatales.

Causas

La aterosclerosis es una enfermedaddegenerativa que causa el endurecimiento y engrosamiento de las paredes arteriales. Estas alteraciones dificultan la circulación sanguínea y favorecen la formación de placas de grasa y calcio que pueden obstruir el flujo sanguíneo de forma parcial o total.

Las causas de la aterosclerosis muchas veces están asociadas a factores genéticos, consumo excesivo de grasa, edad, hipertensión arterial, colesterol alto, diabetes, sedentarismo y tabaquismo.

En la aterosclerosis senil, el tejido elástico del interior del vaso es sustituido por tejido fibroso, lo cual disminuye la elasticidad de las arterias y aumenta la presión arterial.

En la aterosclerosis de Monckberg, por otra parte, las células musculares de la arteria se calcifican y mueren. Sin embargo, este tipo de aterosclerosis no siempre causa complicaciones circulatorias, obstrucción o rompimiento de la arteria.

Al desprenderse de las paredes arteriales, las placas de grasa o calcio se transforman en trombos que pueden obstruir arterias más delgadas e interrumpir la circulación sanguínea, causando infartos, ACV, trombosis en las piernas, entre otras complicaciones derivadas de la interrupción del flujo de sangre.

Hay casos, además, en los que las placas de ateroma no se desprenden de la pared arterial, sino que crecen tanto que llegar a obtruirla parcial o totalmente.

Para prevenir la aterosclerosis, se recomienda combatir y controlar los factores de riesgo, como no fumar, practicar ejercicio regularmente, llevar una alimentación saludable (con poca sal y grasa), además de controlar el peso, la presión arterial, la diabetes y el colesterol.

Tratamiento

El tratamiento de la aterosclerosis consiste en realizar cambios en la alimentación, realizar ejercicio regularmente, bajar de peso, controlar el colesterol y la diabetes, así como dejar de fumar. La aterosclerosis no es curable, aunque su avance puede ser controlado a través de estas medidas.

Sin embargo, cuando la aterosclerosis se encuentra en sus fases más avanzadas, el tratamiento puede incluir el uso de medicamentos para dilatar los vasos sanguíneos e impedir laformación de trombos, o bien cirugía para reestablecer la circulación en la zona afectada.

La aterosclerosis se diagnostica por medio de un examen físico, electrocardiograma, arteriografía y Doppler.

 

Aterosclerosis: síntomas, causas y tratamiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *