Bruxismo: qué es, causas, síntomas y tratamiento

¿Qué es el bruxismo?

El bruxismo es una enfermedad caracterizada por la fricción involuntaria de los dientes durante el día y la noche. La presión causada puede corroer y debilitar los dientes. Cuando el bruxismo es grave, puede causar problemas en las encías, en los huesos y en la articulación de los maxilares.

Las causas del bruxismo no son muy claras, pero es posible que esté relacionada con factores genéticos, y con los niveles de ansiedad y estrés. También puede ser causado por problemas en los maxilares, que impiden su cierre apropiado.

Aproximadamente el 15% de los niños sufren de bruxismo, tanto hombres como mujeres. Conforme los años pasan, la ocurrencia disminuye.

En muchos casos, la persona solamente nota que sufre de bruxismo cuando es informada por otra persona que lo nota mientras duerme, o cuando va al dentista, cuando este descubre modificaciones en los dientes.

La polisomnografía es un examen esencial para determinar el avance del trastorno y el tratamiento más adecuado.

¿Cuáles son las causas del bruxismo?

No es posible decir con certeza absoluta cuáles son las causas del bruxismo. Sin embargo, algunos especialistas afirman que el bruxismo puede ser causado por situaciones de ansiedad o estrés, factores genéticos o problemas que impiden el cierre adecuado de la boca.

¿Cuáles son los síntomas?

El dolor de cabeza es uno de los síntomas más comunes, así como la corrosión y el debilitamiento de los dientes. La compresión de los dientes puede causar isquemia de los vasos de la raíz de los dientes, pudiendo también llegar a causas necrosis no solamente de estos vasos, sino también de la pulpa dental y de los nervios.

Existen otros síntomas de bruxismo, como por ejemplo: dolor en los maxilares, en el cuello, en los músculos faciales (causados por el esfuerzo de los músculos responsables de la masticación), zumbido y dolor de oído y alteraciones en el ciclo de sueño.

Tratamiento

Actualmente no hay ningún tratamiento conocido capaz de curar el bruxismo por completo.

Normalmente, para el tratamiento se recomiendan placas maleables de silicona (guardas o retenedores), o placas rígidas de acrílico, que se hacen a la medida de los dientes de cada paciente. Estas placas se vuelven más suaves con los movimientos de los músculos responsables de la masticación y reducen la fricción que desgasta los dientes. Para obtener mejores resultados, el molde de las placas debe ser hecho por un dentista.

También se pueden prescribir medicamentos (ansiolíticos) que controlan los niveles de estrés y ansiedad.

Algunas recomendaciones contra el bruxismo son:

  • Evitar rechinar los dientes, incluso en situaciones de estrés;
  • Acudir al dentista regularmente;
  • Evitar la goma de mascar o introducir objetos duros a la boca que puedan dañar los dientes;
  • Practicar ejercicio, que ayuda a combatir el estrés y la ansiedad;
  • Colocarse la placa siempre antes de dormir.

El odontólogo o dentista es el responsable de tratar los casos de bruxismo.

Bruxismo: qué es, causas, síntomas y tratamiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *