¿Cómo es la cirugía para remover los cálculos renales?

La cirugía para remover cálculos renales puede realizarse con ondas de choque, láser, introducción de una sonda por la uretra o bien por medio de una cirugía abierta. El tipo de tratamiento quirúrgico para los cálculos renales depende principalmente del tamaño, forma y localización de la piedra.

Las cirugías más usadas para tratar las piedras en los riñones son:

  • Cirugía por ondas de choque (litotripsia extracorpórea): los cálculos renales son quebrados con ondas de choque que se aplican a través de la piel. Las piedras se fragmentan en pedazos pequeños que son eliminados espontáneamente. El procedimiento puede realizarse con el paciente sedado.

  • Cirugía láser por la uretra (ureterolitotripsia): en este procedimiento, se introduce un aparato endoscópico muy fino y flexible por la uretra, con el cual el médico puede aplicar el láser directamente sobre los cálculos renales. Las piedras son desfragmentadas y retiradas con pinzas especiales.

  • Cirugía láser por la lumbar (nefrolitotripsia percutánea): a través de un pequeño “orificio” en la piel de la región lumbar, se introducen aparatos que fragmentan y remueven la piedra. Se trata de una punción directa en el riñón para llegar al cálculo.

  • Cirugía abierta convencional: el riñón es abierto para retirar las piedras. La cirugía abierta suele ser usada en casos de cálculos renales coraliformes (piedras ramificadas que sel moldean a los contornos del riñón a su alrededor).

De todos los tipos de cirugía para las piedras en los riñones, la litotripsia extracorpórea por ondas de choque es la más usada.

Sin embargo, si las piedras son muy grandes (más de 2 cm) o están atrapadas en la uretra (cana de la orina) la litotripsia extracorpórea puede no ser suficiente para removerlas. En estos casos, la ureterolitotripsia o la nefrolitotripsia percutánea son las más indicadas.

En casos específicos en los que los cálculos están localizados en riñones demasiado dilatados, también puede considerarse como opción la remoción quirúrgica de los cálculos por laparoscopía (pielolitotomía laparoscópica).

Es labor del nefrólogo evaluar cada caso a indicar el tratamiento quirúrgico más apropiada para cada situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *