Condromalacia rotuliana: qué es y cómo se trata

¿Qué es la condromalacia rotuliana?

La condromalacia rotuliana es una enfermedad que afecta el tejido de revestimiento interno de la rótula, que es el hueso que se localiza en la parte interior de las rodillas. Este tejido de revestimiento es llamado cartílago.

El cartílago permite el deslizamiento de los huesos, impidiendo su desgaste y permitiendo el buen funcionamiento de las articulaciones. Las alteraciones congénitas o posteriores al trauma en la anatomía de la rodilla, ejercicios de impacto, desequilibrios musculares, entre otras causas, pueden causar daños al cartílago articular.

A estas lesiones se les conoce como condromalacia. En su etapa inicial, la lesión consiste solamente un suavizamiento de la superficie del cartílago, pudiendo convertirse en una lesión  mayor, como una erosión condral o incluso causar la muerte completa del cartílago (osteoartritis).

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas más frecuentes de la condromalacia rotuliana son:

  • Dolor al doblar o estirar la rodilla;
  • Dolor al subir y bajar las escaleras o agacharse;
  • Inestabilidad de la rodilla (entorsis frecuente);
  • Dolor al permanecer con la rodilla flexionada por mucho tiempo;
  • Crepitaciones articulares (estallidos y sensación de arena dentro de la rodilla).

¿En qué consiste el tratamiento?

La cura de la condromalacia rotuliana es discutida. El desgaste de la articulación difícilmente será revertido, aunque, si el tratamiento se inicia precozmente, los síntomas podrán ser controlados adecuadamente, sin causar perjuicios al paciente. Cuando el cuadro es muy avanzado, sin embargo, puede ser necesario realizar una cirugía.

El tratamiento de la condromalacia rotuliana puede consistir en:

  • Fisioterapia: para ajustar la mecánica articular;
  • Medicamentos antiinflamatorios;
  • Medicamentos para proteger el cartílago, como condroitina y glucosamina;
  • Readaptación de las actividades diarias y deportivas;
  • Cirugía en los casos más graves.

El tratamiento adecuado deberá ser orientado por un ortopedista.

Condromalacia rotuliana: qué es y cómo se trata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *