¿Qué cuidados debe tener una mujer con presión alta durante el embarazo?

Los cuidados de la presión alta en el embarazo varían dependiendo del caso y de los riesgos que la hipertensión puede traer a la gestación. Algunas medidas son:

  • Reducir el ritmo de las actividades diarias;
  • Alejarse del trabajo, si causa demasiado estrés;
  • Internación hospitalaria para reposar y monitorear la presión arterial;
  • Uso de medicamentos antihipertensivos, en los casos más complicados;
  • Control de la alimentación, disminuyendo la ingesta de sal y grasas;
  • Practicar actividad física ligera, de bajo impacto, como la hidrogimnasia.

La hipertensión arterial en el embarazo ocurre cuando la presión presenta valores iguales o superiores a 140/90 mmHg, pudiendo ser clasificada en 4 categorías:

  • Preeclampsia (hipertensión específica del embarazo): cuando la presión alta surge después de 20 semanas de gestación y la embarazada presenta pérdida de proteínas por la orina;
  • Hipertensión crónica: cuando es identificada antes del embarazo o antes de la semana 20 de gestación;
  • Preeclampsia con hipertensión crónica: la embarazada ya padecía hipertensión y comenzó a perder proteínas por la orina después de la semana 20 del embarazo;
  • Hipertensión gestacional: cuando la presión alta se manifiesta en cualquier periodo del embarazo, pero sin los síntomas agravantes de la preeclampsia.

La presión alta durante el embarazo puede traer serias complicaciones para el embarazo, interfiriendo en el crecimiento del feto y en el funcionamiento de los riñones de la mujer.

Si la hipertensión no es detectada y tratada correctamente, puede convertirse en preeclampsia y provocar convulsión en la gestante, pudiendo incluso causar la muerte de la madre y del bebé.

Por lo tanto, las embarazadas hipertensas deben recibir seguimiento médico por parte del obstetra, con inspecciones prenatales más rigurosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *