Derrame cerebral: causas y secuelas

Causas de derrame cerebral

El derrame cerebral puede ser causado por la ruptura de un vaso sanguíneo (ACV hemorrágico) o la obstrucción o disminución del flujo de sangre hacia el cerebro (ACV isquémico).

El accidente cerebrovascular (ACV) isquémico es el tipo de “derrame” más común, aunque en estos casos no ocurre un derrame de sangre hacia el cerebro como en el ACV hemorrágico.

El ACV isquémico es causado por la obstrucción de una arteria del cerebro por un coágulo, reduciendo o bloqueando completamente el suministro de sangre hacia esa parte del cerebro. Estos coágulos pueden formarse en el cerebro o en otras partes del cuerpo. Al desprenderse, llega al cerebro a través de la corriente sanguínea y bloquea una pequeña arteria, causando el “derrame”.

Factores de riesgo

Los principales factores de riesgo son presión alta (hipertensión), diabetes, antecedentes familiares de derrame, edad avanzada, enfermedades cardiovasculares, niveles elevados de colesterol o triglicéridos, uso de anticonceptivos hormonales, tabaquismo, exceso de peso y falta de actividad física.

Secuelas

Entre las posibles secuelas de un derrame cerebral se encuentran:

  • Pérdida de movimientos (parálisis);
  • Alteraciones o pérdida de sensibilidad;
  • Alteraciones del habla;
  • Dificultad o pérdida de la capacidad de realizar movimientos coordinados;
  • Pérdida de capacidad de reconocer objetos visualmente;
  • Pérdida de la memoria;
  • Lesiones motoras graves;
  • Alteraciones en el comportamiento;
  • Depresión.

Ante los primeros signos o síntomas de derrame cerebral, la persona debe ser llevada rápidamente a una sala de urgencias para ser atendida y así disminuir el riesgo de secuelas.

Derrame cerebral: causas y secuelas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *