Derrame cerebral: síntomas y tratamiento

¿Cuáles son los signos y síntomas de un derrame cerebral?

Los signos y síntomas de un derrame cerebral pueden incluir falta de fuerza, adormecimiento o parálisis facial o de algún miembro de un lado del cuerpo, alteraciones visuales, dificultad para hablar o comprender frases, falta de equilibrio, mareos, falta de coordinación al caminar o caídas súbitas, dolor de cabeza fuerte y persistente y problemas para deglutir.

Las manifestaciones de un accidente cerebrovascular (ACV) o encefálico (AVE), como también se le conoce, carían dependiendo del lugar del derrame. Sin embargo, una característica importante del ACV es el hecho de que sus signos y síntomas tienen un comienzo súbito.

Si bien los accidentes cerebrovasculares suelen ser conocidos popularmente como “derrames”, el derrame de sangra hacia el cerebro solamente ocurre en el ACV hemorrágico. En estos casos, la hemorragia es provocada por la ruptura de una arteria.

No obstante, la forma más común de “derrame cerebral” es el ACV isquémico, en el cual no ocurre un “derrame” de sangre propiamente sino una obstrucción o disminución brusca del flujo del sangre hacia el cerebro.

¿En qué consiste el tratamiento? ¿Es curable?

Los derrames cerebrales son curables. Sin embargo, la recuperación completa y la presencia de secuelas dependen de la zona del cerebro afectada, del tamaño de la lesión y de si el tratamiento fue adecuado e iniciado a tiempo.

El tratamiento del derrame cerebral depende del tipo de ACV (hemorrágico o isquémico) y debe ser iniciado lo antes posible.

Las formas de tratamiento pueden incluir medicamentos, cirugía, fisioterapia, terapia ocupacional y fonoaudiología.

Los medicamentos usados para los tratar los derrames ayudan a disolver los coágulos (ACV isquémico), drenar la sangre acumulada en el cráneo y reparar los vasos sanguíneos rotos (ACV hemorrágico).

La fisioterapia, terapia ocupacional y fonoaudiología ayudarán a recuperar o mantener los movimientos de las funciones motoras y del habla.

Cabe recordar, que cuanto más rápido se lleve a cabo el tratamiento, mayor será la probabilidad de recuperación y menores serán los riesgos de secuelas.

Por ello, es importante llamar a una ambulancia o llevar al paciente al servicio de urgencias tan pronto como se presenten los primeros signos y síntomas.

Derrame cerebral: síntomas y tratamiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *