Derrame pleural: qué es, síntomas y tratamiento

¿Qué es el derrame pleural?

El derrame pleural es la acumulación anormal de líquidos en la pleura, membrana que envuelve los pulmones. El derrame pleural es una manifestación común de diferentes enfermedades, por lo que una vez diagnosticado el derrame, se debe investigar su causa.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas del derrame pleural son:

  • Falta de aire: la intensidad dependerá de la velocidad de la formación del derrame o de la cantidad de líquido acumulado. Algunos derrames puedne contener hasta 4 litros de líquido, lo suficiente para comprimir completamente el pulmón afectado.
  • Dolor torácico: dolor punzante que empeora cuando la persona respira hondo.
  • Tos seca.

EL dolor y la falta de aire son dos síntomas del derrame pleural. Los demás síntomas que suelen aparecen suelen surgir debido a la enfermedad subyacente, como fiebre y tos en casos de neumonía; tos con sangre en el cáncer de pulmón; ascitis en la cirrosis; piernas hinchadas en casos de insuficiencia cardiaca, etc.

El derrame pleural puede contener dos tipos de líquido: trasudado y exsudado. Es importante identificarlos para conocer la enfermedad que causó el derrame. Esto se puede hacer por medio den análisis de líquido pleural.

Las causas de derrame pleural del tipo trasudado son:

  • Insuficiencia cardiaca;
  • Cirrosis hepática;
  • Síndrome nefrótico;
  • Insuficiencia renal;
  • Hipotiroidismo descompensado.

Las causas de derrame pleural del tipo exsudado son:

  • Neumonía;
  • Tuberculosis;
  • Cáncer metastático en la pleura;
  • Cáncer de plaura (mesotelioma);
  • Linfoma;
  • Embolia pulmonar;
  • Enfermedades autoinmunes, como lupus eritematoso sistémico y artritis reumatoide;
  • Pancreatitis;
  • Radioterapia;
  • Enfermedades abdominales, como peritonitis y abscesos;
  • Síndrome de hiperestimulación ovárica por el uso de citrato de clomifeno.

Existen otros tipos de líquidos que pueden acumularse en la pleura, como:

  • Sangre: hemotórax;
  • Orina: urinotórax;
  • Triglicéridos y lípidos: quilotórax.

El diagnóstico comienza con un examen clínico y se confirma con la radiografía del tórax. Se puede tomar también una muestra del líquido.

En caso de presentar alguno de los síntomas aquí mencionados, consulte a un médico.

¿En qué consiste el tratamiento?

El tratamiento del derrame pleural depende de su causa, ya que el derrame pleural no es una enfermedad en sí, sino un signo de otra enfermedad. Por lo tanto, el drenaje de líquido es solamente una medida paliativa, ya que, si la causa no se trata debidamente, es muy probable que el derrame reaparezca.

El derrame se resolverá una vez que la enfermedad que lo causa sea controlada:

  • Infecciones, como la neumonía, tuberculosis e infecciones abdominales: son controladas por medio de antibióticos;
  • Insuficiencia renal y síndrome nefrótico: son tratados con diuréticos o con hemodiálisis;
  • Enfermedades autoinmunes: se tratan con inmunosupresores;
  • Cáncer y linfoma: son tratados con radio y quimioterapia;
  • Cirrosis hepática: es tratada con medicamentes y, en ocasiones, trasplante hepático.

Cuando la causa del derrame pleural no puede ser tratada, como es el caso del cáncer metastático, es posible realizar una pleurodesis, en la que se inyecta una sustancia irritante dentro de la pleura, causando una cicatrización de la misma y adherencia de las capas parietal y visceral, eliminando así el espacio pleural.

El médico deberá orientar al paciente sobre las opciones de tratamiento disponibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *