Virus del papiloma humano. VPH

Virus del papiloma humano (VPH): diagnóstico, transmisión y tratamiento

¿Cómo se diagnostica el virus del papiloma humano?

El diagnóstico del VPH se realiza más fácilmente en hombres, pues las lesiones suelen estar visibles en la piel y en el pene. En casos específicos, se debe recurrir a una anoscopia (cuando hay relaciones sexuales anales) para observar las lesiones.

En las mujeres, cuando la enfermedad aún no presenta síntomas, el diagnóstico puede realizarse a través del examen de células tomadas del útero y de la vagina, o por medio de las células obtenidas en el examen de Papanicolaou.

Con el avance de la enfermedad pueden surgir síntomas como sangrado vaginal, secreción y dolor. En esta fase, la colposcopia tiene como objetivo delimitar la extensión de la enfermedad en el cuello uterino y vagina. El diagnóstico se confirma por medio de una biopsia.

¿Cómo se transmite?

La transmisión del VPH se da por vía sexual, usualmente, incluso con el uso de preservativo, sin necesidad de penetración (con la masturbación o el contacto genital externo puede ocurrir), aunque también puede transmitirse de la madre al feto durante la gestación, por autoinoculación e inoculación a través de objetos contaminados con VPH, que puede sobrevivir más tiempo en el ambiente que el VIH; esta última forma de transmisión es debatida.

El VPH puede ser prevenido por medio de una vacuna, que en muchos países es ofrecida gratuitamente a mujeres jóvenes en edad reproductiva.

Tratamiento

No hay ningún tratamiento capaz de eliminar completamente el virus del papiloma humano (VPH).

El VPH es un virus que se transmite por contacto con una persona contaminada. Una vez dentro del cuerpo, el virus se aloja en las diferentes capas celulares de la piel y mucosa de la región expuesta.

El tratamiento más comúnmente utilizado, que involucra la remoción de las verrugas, no es capaz de eliminar completamente la presencia del virus, ya que no es posible detectar su presencia dentro de las células sin lesiones. Por lo tanto, es común que las verrugas vuelvan a aparecer después de algún tiempo, debido a la reactivación del virus por factores emocionales, como el estrés, o a causa de defensas bajas.

Algunos medicamentos más modernos, conocidos como inmunomoduladores, tienen como objetivo mejorar las defensas e intentar eliminar el virus, aunque su uso se restringe a casos muy específicos y causan diversos efectos secundarios.

Recomendaciones

  • El VPH puede también ser transmitido por sexo oral;
  • Informe a su pareja sobre el resultado del examen del VPH. De ser positivo, ambos necesitarán tratamiento;
  • El parto normal no es recomendado para mujeres portadoras del VPH con lesiones activas.

En casos de sospecha de VPH, se debe consultar a un médico general, dermatólogo, urólogo (hombres) o ginecólogo (mujeres) para que se haga una evaluación y se pueda indicar el tratamiento adecuado, dependiendo del caso. No se automedique sin antes consultar al médico. Las mujeres entre 25 y 60 años de edad (o antes si ya han iniciado su vida sexual) deben realizarse el examen colpocitológico (Papanicolau) una vez al año. Después de dos exámenes anuales negativos, puede realizarse cada tres años.

Virus del papiloma humano (VPH): diagnóstico, transmisión y tratamiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *