Edema pulmonar

Edema pulmonar: qué es, síntomas, causas y tratamiento

¿Qué es el edema pulmonar

El edema pulmonar es la acumulación anormal de líquido en los pulmones, provocando falta de aire. El edema pulmonar agudo ocurre cuando hay un derrame de líquido en los alvéolos (pequeñas bolsas en donde ocurre el intercambio de gases) o en el interior de los pulmones.

Para entender la formación del edema pulmonar, sus síntomas y consecuencias, basta con recordar que muy cerca a los alvéolos pulmonares se encuentran vasos sanguíneos muy pequeños, llamados capilares, que llevan y traen los gases provenientes de la respiración.

Cuando hay un derrame de líquido de los capilares hacia el alvéolo pulmonar o hacia el interior del pulmón, el intercambio de gases se ve perjudicado, ya que el líquido impide la salida de CO2 y la entrada de oxígeno a los pulmones. Es por esto que en los casos de edema pulmonar suele haber falta de aire y dificultad respiratoria (disnea).

Causas

Las principales causas de edema pulmonar son las enfermedades cardiovasculares, como la hipertensión arterial, enfermedades coronarias o valvulares y la insuficiencia cardiaca congestiva. Todas estas pueden provocar una salida de líquido de los capilares, resultando en edema.

Sin embargo, existen diferentes enfermedades y condiciones que pueden ser factores de riesgo para el edema agudo de pulmón. Entre estas se encuentran el asma grave y aguda, la diabetes, la obesidad, la práctica de actividad física a altitudes elevadas (más de 2500 msnm), neumonía, inhalación de sustancias tóxicas, golpes en el tórax, enfermedades que afectan el corazón (miocarditis, hipertrofia de miocardio, etc.), alcoholismo, infecciones virales, efectos secundarios de medicamentos, arritmias, aumento súbito del volumen sanguíneo, entre otras.

Síntomas

Como hemos mencionado, el principal síntoma del edema pulmonar es la falta de aire (disnea), así como el aumento de la frecuencia respiratoria y cardiaca, sudoración fría, tos, ansiedad y agitación, EN los casos más graves, las extremidades pueden adquirir una coloración azulada o amoratada.

Otros signos y síntomas que pueden manifestarse incluyen sensación de sofocamiento y muerte, así como tos con secreción espumosa y sanguinolenta, Además, hay casos de edema pulmonar aguda en que la persona llega a expedir espuma por la boca.

En casos de infarto, la persona puede manifestar un dolor intenso en el pecho, que puede extenderse hacia el brazo izquierdo, cuello y mandíbula.

Tratamiento

El edema pulmonar es curable. El tratamiento incide sobre la enfermedad de base y la disminución del edema y sus consecuencias. Sin embargo, la recuperación completa de paciente depende de algunos factores, como la edad, presencia de otras enfermedades y también del tratamiento, que debe ser rápido y adecuado.

Para favorecer la eliminación del exceso de líquido acumulado en los pulmones, se utilizan medicamentos diuréticos por vía endovenosa. Sin embargo, el uso de diuréticos en pacientes con insuficiencia cardiaca puede desencadenar una disminución de la presión arterial (hipotensión).

La morfina puede usarse para disminuir la ansiedad intensa y el esfuerzo respiratorio. El apoyo ventilatorio no invasivo muchas veces es suficiente para controlar el nivel de oxígeno en la sangre, que puede estar muy bajo.

La retención de CO2 en exceso en la circulación requiere intubación endotraqueal y ventilación asistida.

El trabajo del corazón también se estimula con medicamentos específicos, los cuales se administran también directamente en la vena.

En algunos casos, podrá ser también necesario proporcionar algún tipo de soporte respiratorio, ya sea con una máscara de oxígeno o por medio de ventilación mecánica.

Diagnóstico

La imagen de rayos-X de tórax muchas veces es suficiente para detectar el edema pulmonar, pues permite al médico visualizar el exceso de líquido dentro de los pulmones.

Sin embargo, para diagnosticar el edema de pulmón puede ser necesario realizar otros exámenes, como exámenes de sangre, electrocardiograma y ecocardiograma.

El edema pulmonar agudo es una emergencia médica y debe ser tratado urgentemente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *