¿La endoscopia duele?

No, la endoscopia no duele. Puede haber algo de incomodidad, pero no dolor, ya que se aplican anestésicos en la región de la garganta por donde pasa el endoscopio. Aun así, si el paciente lo prefiere, la endoscopia puede realizarse bajo sedación.

Después de este examen, hay un periodo de recuperación de hasta media hora. La garganta puede seguir anestesiada debido a los medicamentos usados en el procedimiento; sin embargo, la sensibilidad vuelve al poco tiempo.

Hay casos en los que puede ser necesario administrar oxígeno al paciente durante el procedimiento. En estos casos, puede haber estornudos o congestión nasal después del examen.

La endoscopia es un examen que permite detectar y tratar enfermedades en el tracto digestivo. Se usa un tubo flexible (endoscopio) de aproximadamente un metro de largo y un centímetro de diámetro con una microcámara instalada en su extremidad.

Si bien la endoscopia no causa dolor, puede provocar algunas complicaciones como malestar, náuseas, vómitos y sangrado. En estos casos, se debe contactar con urgencia al médico que estuvo a cargo del procedimiento para llevar a cabo una revisión

¿La endoscopia duele?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *