Enfermedades cardiovasculares: hipertensión, infarto, angina, derrame

Enfermedades cardiovasculares: tipos, síntomas y factores de riesgo

Las enfermedades cardiovasculares son aquellas que atacan el corazón o los vasos sanguíneos; son, además, consideradas una de las principales causas de muertes en el mundo.

El desarrollo de las enfermedades cardiovasculares es muy similar en todos los casos, pues casi siempre está relacionado con la obstrucción de las arterias y sus consecuencias en la nutrición, oxigenación y buen funcionamiento de los órganos.

Infarto de miocardio

Causas

El infarto, también conocido como “ataque cardiaco”, ocurre cuando una parte del músculo del corazón muere debido a la falta de flujo sanguíneo (isquemia). La interrupción de la circulación ocurre debido a la obstrucción de las arterias que irrigan el músculo cardiaco con oxígeno y nutrientes; esta condición es conocida como aterosclerosis y es una enfermedad cardiovascular en sí.

Como consecuencia de esto, la porción del corazón que no recibe estos nutrientes muere y deja de funcionar, provocando el infarto.

Signos y síntomas

El principal síntoma es un fuerte dolor en el pecho, que puede extenderse hacia el brazo izquierdo, hombro, cara y cuello. El dolor puede ser prolongado y durar horas, incluso si se permanece en reposo.

Otros síntomas incluyen falta de aire, transpiración, palidez, náuseas, vómitos, alteración de la frecuencia cardiaca y dificultad para respirar.

Aterosclerosis

Se caracteriza por la obstrucción de las arterias por placas de grasa que se acumulan en las paredes de los vasos sanguíneos. Las principales causas de esta acumulación de grasa son la diabetes, colesterol alto, falta de actividad física y tabaquismo.

La obstrucción de las arterias exige que el corazón bombee la sangre con más fuerza para mantener el flujo de sangre necesario para todo el cuerpo. Además de desgastar más el corazón, el esfuerzo aumento la presión arterial, dando lugar a otra enfermedad conocida como hipertensión.

Cuando la arteria queda completamente obstruida por las placas de grasa, las partes del corazón irrigadas por esta mueren y ocurre el infarto. En otros órganos, la interrupción del flujo de sangre puede ocasionar otras complicaciones como un accidente cerebrovascular (ACV o derrame), enfermedad arterial de los riñones, entre otras.

Angina de pecho

No se trata de una enfermedad cardiovascular propiamente, sino de un síntoma. La angina es un dolor en el pecho que surge cuando el corazón no está recibiendo suficiente oxigeno debido a la obstrucción del flujo sanguíneo. Por lo tanto, la angina de pecho es un síntoma de dos enfermedades cardiovasculares: infarto y aterosclerosis.

Accidente cerebrovascular (ACV)

Causas

Popularmente conocido como “derrame”, el ACV puede ser hemorrágico o isquémico. Cuando el ACV es provocado por una arteria tapada e interrupción del flujo sanguíneo (isquemia), se le denomina isquémico. El proceso es el mismo que en el del infarto, esto decir, que es ocasionado por la falta de sangre en ciertas partes del cuerpo, lo cual provoca una falta de oxigenación y muerte de la parte afectada.

El ACV hemorrágico, por otra parte, ocurre debido a la ruptura de una arteria en el cerebro, causando un derrame de sangre hacia el interior del cráneo y falta de flujo sanguíneo en las partes del cerebro irrigadas por la arteria afectada.

Signos y síntomas

Los síntomas surgen súbitamente y pueden incluir pérdida de la fuerza muscular, parálisis o adormecimiento de la cara, brazos o piernas que suele afectar solamente a un lado del cuerpo, dolor de cabeza, pérdida total o parcial de la visión, confusión mental, mareos, problemas para caminar, deglutir o hablar, entre otros.

Hipertensión arterial

Causas

La hipertensión arterial o “presión alta”, modifica la función y la estructura del corazón. La presión arterial es una forma de medir la fuerza con la que el corazón hace bombear la sangre al cuerpo. Los valores normales se ubican en 120 mmHg por 80 mmHg. Cuando la presión arterial se ubica por encima de 140 mmHg por 90 mmHg se le considera alta.

La presión elevada hace que las arterias se estrechen, facilitando su obstrucción. Se trata de una enfermedad cardiovascular y a la vez factor de riesgo para desarrollar otras enfermedades, como infarto, ACV e insuficiencia renal.

Ya que la hipertensión puede reducir el calibre de las arterias y obstruir el flujo de sangre, el corazón puede no recibir la cantidad de sangre necesaria para funcionar adecuadamente. Cuando esto ocurre, aumenta su tamaño para compensar esta falta. A esta condición se le conoce como hipertrofia de miocardio y provoca insuficiencia cardiaca.

La gran mayoría de los casos tiene su origen en factores genéticos. No obstante, la hipertensión puede ser causada por estrés, tumores que alteran la producción hormonal y enfermedades renales.

Signos y síntomas

Generalmente no manifiesta síntomas. No obstante, las personas con hipertensión crónica pueden presentar signos y síntomas en las crisis, cuando la presión arterial alcanza picos, que pueden ser dolor de pecho, dolor en la nuca, mareos, alteraciones visuales, sangrado nasal, entre otros.

Factores de riesgo

Existen diferentes factores de riesgo que favorecen la aparición de enfermedades cardiovasculares. Los principales están relacionados con la edad, predisposición genética, tabaquismo, sedentarismo, estrés, ingesta de grasas en exceso, diabetes y niveles elevados de triglicéridos y colesterol en la sangre.

Para prevenir las enfermedades cardiovasculares, se recomienda practicar actividad física con regularidad, mantenerse dentro del peso adecuado, llevar una alimentación balanceada, no fumar, evitar consumir alcohol y sal en exceso, reducir el estrés, medir frecuentemente la presión arterial, entre otras medidas que ayudan a controlar los factores de riesgo.

Actividad física

Se recomienda realizar ejercicio regularmente, por lo menos 30 minutos cada día, 4-5 veces por semana.

Tabaco

Es importante no fumar para evitar enfermedades cardiovasculares, ya que el humo hace que los vasos sanguíneos se tornen más rígidos, favoreciendo la formación de coágulos y bajando el nivel de colesterol bueno (HDL) en la sangre.

Estrés

El estrés es un factor de riesgo importante para desarrollar enfermedades cardiovasculares, ya que reduce el flujo de sangre hacia el corazón y desregula el pulso cardiaco, además de aumentar el riesgo de coágulos en la circulación.

Enfermedades cardiovasculares: tipos, síntomas y factores de riesgo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *