Diabetes Archive

¿Los diabéticos pueden consumir bebidas alcohólicas?

Sí, los diabéticos pueden consumir alcohol, siempre que no sea mayor a 1 dosis (p. ej. 1 copa de vino o 1 lata de cerveza) en el caso de las mujeres o 2 dosis para los hombres.

Este límite es importante porque, al ingerir alcohol, el hígado del diabético se ocupa en metabolizar el alcohol ingerido y no es capaz de regular el nivel de azúcar en la sangre correctamente. Como resultado de esto, la acantidad de azúcar en la sangre puede caer, causando hipoglicemia.

¿Qué es la diabetes?

La diabetes es una enfermedad que desregula la manera en la que el organismo utiliza la glucosa (azúcar).

La insulina es la hormona que regula la entrada de la glucosa a las células y es producida por el páncreas.

¿La orina dulce es señal de diabetes?

La orina dulce puede ser una señal de diabetes, pues es una señal de que hay azúcar presente (glicosuria). Esto ocurre cuando la cantidad de azúcar en la sangre es alta (hiperglicemia) y el exceso está pasando a través de la orina.

5 alimentos que ayudan contra la diabetes

Los alimentos que ayudan a controlar la diabetes son principalmente aquellos ricos en fibra y los que tienen bajo índice glicémico. La fibra es muy importante en la alimentación de los diabéticos, pues ayuda a disminuir y retardar la absorción del azúcar por el cuerpo. Ya los alimentos con bajo índice glicémico son digeridos y absorbidos lentamente, pues liberan el azúcar de poco en poco a la corriente sanguínea, sin provocar picos de glucosa en la sangre, lo cual es ideal para los diabéticos.

¿Qué es la diabetes tipo 2?

La diabetes tipo 2 es una enfermedad que interfiere en la forma en que el cuerpo utiliza el azúcar. Todas las células de nuestro cuerpo necesitan de azúcar para trabajar normalmente y la insulina es la hormona que actúa en la transferencia del azúcar hacia el interior de las células.

¿Cómo identificar y tratar la cetoacidosis diabética?

La cetoacidosis diabética es una complicación grave de la diabetes. Los síntomas iniciales incluyen aumento de la cantidad de orina, sed excesiva, deshidratación, visión turbia, cansancio y náuseas. Sin tratamiento, el cuadro se agrava y la persona puede presentar vómitos, dolor abdominal, pérdida de peso, aliento cetónico, respiración jadeante, aumento del pulso cardiaco, confusión mental, somnolencia y en los casos más graves, coma.