¿La esofagitis puede convertirse en cáncer si no es tratada precozmente?

Sí puede. Se sabe que la esofagitis de reflujo puede favorecer la aparición de cáncer de esófago a largo plazo. En estos casos, el tumor se desarrolla en la parte del esófago más cercana al estómago.

Esto ocurre porque el reflujo gastroesofágico puede llevar a una condición conocida como esófago de Barrett. Se trata de una reacción de defensa del organismo en casos crónicos de reflujo gastroesofágico.

¿Qué puede causar esofagitis?

La principal causa de esofagitis es el reflujo gastroesofágico, en el cual el ácido estomacal sube hacia el esófago y causa irritación. El esófago se inflama y surge la esofagitis de reflujo.

Esto ocurre porque la mucosa que recubre el esófago no está hecha para soportar un contenido tan ácido e irritante, como el que viene del estómago.

¿La esofagitis causa pérdida de peso? ¿Cómo evitarlo?

La esofagitis puede causar pérdida de peso, especialmente en niños. Uno de los principales síntomas de la esofagitis es la disfagia, que es la dificultad para deglutir. El paciente tiene siente que la comida se queda atorada en el pecho, lo que puede llevar a la persona a comer menos y adelgazar. También es común que haya dolor en el pecho al deglutir los alimentos, que también interfiere en la alimentación y favorece la pérdida de peso.

¿La esofagitis puede transformarse en cáncer?

La esofagitis de reflujo puede favorecer el desarrollo de cáncer de esófago, ya que la acidez del reflujo puede provocar alteraciones celulares en el esófago que, con el tiempo, pueden convertirse en cáncer.

Esta modificación de las células del esófago es conocida como esófago de Barrett, una condición que puede ocurrir a largo plazo en la esofagitis de reflujo y debe ser monitoreada de cerca.