Hepatitis B: síntomas, transmisión y cura

Signos y síntomas

Los síntomas de la hepatitis B dependerán de la fase de la enfermedad: aguda o crónica.

En la fase aguda, la persona puede no presentar síntomas (ocurre en el 30% de las personas) o manifestar:

  • Fiebre;
  • Cansancio;
  • Dolor abdominal;
  • Náuseas y vómito;
  • Orina oscura;
  • Dolor en las articulaciones;
  • Ictericia (piel y ojos amarillentos).

La mayoría de las personas se recuperan sin complicaciones. Sin embargo, alrededor del 5% desarrolla la fase crónica de la enfermedad.

En la fase crónica, la mayoría de las personas no presenta síntomas. No obstante, cuando estos se hacen presentes, son derivados de la insuficiencia y cirrosis del hígado:

  • Ictericia;
  • Acumulación de líquido en el abdomen (ascitis);
  • Hinchazón en las piernas y pies;
  • Aumento del bazo;
  • Confusión mental.

La hepatitis B puede prevenirse con una vacuna, con el uso de preservativos en las relaciones sexuales y evitando compartir objetos cortantes y perforantes como agujas, jeringas y cortaúñas no esterilizados.

¿Cómo se transmite?

La hepatitis B puede transmitirse de las siguientes maneras: