¿Cómo se transmite la sífilis?

La transmisión de la sífilis ocurre a través de relaciones sexuales sin protección con personas infectadas, pudiendo también ser transmitida al bebé durante el embarazo o al momento del parto. La sífilis no se transmite por compartir cubiertos, ropa o el retrete.

¿Qué es la sífilis?

Descripción

La sífilis o chancro duro es una enfermedad infectocontagiosa, de transmisión sexual (ETS), causada por la bacteria Treponema pallidum. Su evolución es lente, con periodos de manifestación aguda y otros de latencia (sin síntomas). Si no es tratada correctamente en su fase inicial, la sífilis puede comprometer todo el organismo.

Sífilis congénita: qué es y cómo se trata

La sífilis congénita es la forma de sífilis transmitida por la mujer infectada hacia el feto durante el embarazo.

La mujer que adquiere sífilis durante el embarazo puede transmitir la enfermedad al feto. La enfermedad se transmite cuando el agente causa de de la sífilis, el treponema pallidum, atraviesa la placenta y entra en contacto con el feto. En estos casos, se le conoce como sífilis congénita.

La sífilis congénita está asociada a diversos problemas como:

  • Parto prematuro;
  • Malformación fetal;
  • Muerte neonatal;
  • Bajo peso al nacer;
  • Anomalías congénitas;
  • Secuelas neurológicas.

La transmisión de la sífilis de la madre al feto puede darse en cualquier momento de la gestación.

Entre las pruebas a las que la mujer debe someterse durante las consultas prenatales se incluye el examen de sangre para detectar la sífilis.

La sífilis puede prevenirse con el uso de preservativos en las relaciones sexuales.

¿Cómo se trata la sífilis congénita?

El tratamiento de la sífilis congénita se realiza con penicilina.

La dosis del medicamento y la duración del tratamiento se determinaran de acuerdo con el tratamiento previo realizado por la madre.

La presencia de alteraciones clínicas y radiológicas en el niño también servirá para orientar el tratamiento.

Es importante el monitoreo durante y después del tratamiento, por medio de consultas programadas y exámenes de rutina, para asegurarse de que la enfermedad ha desaparecido por completo.

Cuando el tratamiento se inicia a tiempo, la probabilidad de transmisión de la enfermedad al feto se reducen. Por eso, es fundamental acudir a las consultas prenatales y cumplir con el tratamiento para evitar las complicaciones de la sífilis congénita.