¿Cuáles son los riesgos de ser fumador pasivo?

Los riesgos para los fumadores pasivos son:

  • Agravamiento de los síntomas de enfermedades y problemas respiratorios, como asma, rinitis y sinusitis;
  • Mayor probabilidad de desarrollar enfermedades cardiovasculares, pudiendo ser hasta dos veces mayor en fumadores pasivos que en personas que nunca se exponen al humo de cigarro;
  • Mayor riesgo de accidente cerebrovascular (ACV) debido a la mayor probabilidad de formación de coágulos en la corriente sanguínea, provocado por los componentes del cigarro;
  • Mayor riesgo de cáncer de pulmón.

Fumador pasivo vs. Fumador activo. ¿Qué es peor?

Ser fumador pasivo puede ser peor que uno activo, dependiendo de la frecuencia con la que el primero se exponga al humo del tabaco y de la concentración de esta en el ambiente.

Los daños del tabaquismo pasivo son semejantes a los del tabaquismo activo, aunque em menor grado, ya que la exposición suele ser menor. Para no verse perjudicado, los no fumadores deben mantenerse a (por lo menos) 15 metros del humo del cigarro, en un ambiente abierto.

¿Fumar bloquea el efecto de los medicamentos?

Fumar puede bloquear el efecto del antibiótico metronidazol, un medicamento utilizado principalmente para tratar enfermedades periodontales, como la gingivitis y la periodontitis, así como infecciones ginecológicas.

De acuerdo con un estudio científico, este medicamento tiene una acción reducida en personas fumadoras, lo cual afecta la eficacia del tratamiento.

¿Fumar shisha (hookah) hace daño?

Sí, fumar shisha o hookah es malo para la salud. La idea de que no hace daño porque se inhala vapor en vez de humo es errónea. Durante una sesión de una hora de shisha, la cantidad de humo inhalado equivale a fumar entre 100 y 200 cigarros.

La shisha reduce la capacidad respiratoria, aumenta el riesgo de cáncer de pulmón y puede crear dependencia, como el cigarro.