Cardiología Archive

¿Cuál es la diferencia entre arritmia benigna y maligna?

La diferencia entre una arritmia benigna y una maligna es que las primeras (benignas) ocurren en la parte superior del corazón (atrios) y, a pesar de interferir en los latidos cardiacos, raramente causan la muerte. Las arritmias malignas, por su parte, suelen ocurrir en la parte inferior del corazón (ventrículos) y pueden causar muerte súbita.

Embolia pulmonar: qué es y sus síntomas

¿Qué es?

La embolia pulmonar es una patología definida por la obstrucción de la arteria pulmonar por algún embolo, pudiendo ser un coágulo sanguíneo, grasa, tumor o aire.

La embolia pulmonar más frecuente es aquella causada por un coágulo de sangre que tapa la principal arteria que irriga el pulmón. Debido a eso, el paso de la sangre es interrumpido causando graves consecuencias.

Ritmo cardiaco acelerado: causas y qué hacer

¿Cuáles son las causas?

Existen diversas causas del ritmo cardiaco acelerado. Al realizar actividad física o en situaciones de estrés, ansiedad o emociones fuertes, por ejemplo, el aumento de la frecuencia cardiaca se considera normal. Sin embargo, cuando la persona está en reposo y la frecuencia cardiaca sobre pasa los 100 latidos por minuto sin razón aparente, es necesario investigar.

Ritmo cardiaco bajo: ¿qué puede ser?

Los latidos cardiacos son considerados bajos cuando la frecuencia cardiaca es inferior a 60 latidos por minuto, una condición llamada bradicardia que puede tener diversas causas.

Los atletas y personas en buena condición física pueden tener una frecuencia cardiaca de reposo baja, de solamente 50 latidos por minuto o incluso menos. En estos casos, la bradicaria es considerada normal ya que es corazón de quien practica ejercicio regularmente es más eficiente para bombear la sangre y, por lo tanto, necesita menos contracciones.

¿Qué es un síncope?

Síncope es una pérdida temporal de la consciencia provocada por una disminución del flujo de sangre al cerebro. También conocido como desmayo, el síncope suele darse súbitamente, dura poco tiempo y la recuperación es total y espontánea.

Los síntomas del síncope incluyen debilidad muscular generalizada, incapacidad de mantenerse de pie, palidez, pulsación débil, sudoración y pérdida de la consciencia.