esquizofrenia

Esquizofrenia: síntomas y tratamiento

¿Cuáles son los síntomas de la esquizofrenia?

Los síntomas de la esquizofrenia, a pesar de que varían de una persona a otra, suelen incluir delirios, alucinaciones, problemas de comportamiento, problemas del habla, entre otros. Estos síntomas normalmente aparecen entre la adolescencia y la edad adulta, hasta los 30 años (aproximadamente), manifestándose a través de cambios en el comportamiento y en las relaciones sociales de la persona.

La esquizofrenia es un trastorno psicótico causado por una predisposición genética estimulada por factores psicológicos, ambientales o biológicos. Sus síntomas son:

  • Alucinaciones, principalmente auditivas, en las que la persona escucha una o más voces que pueden ser reales o no.
  • Delirios, en los que la persona cree que una situación irreal está sucediente; puede sentirse perseguida.
  • Desorganización del discpurso y comportamiento antisocial; lo que la persona dice no tiene sentido.
  • Pérdida de interés y voluntad.
  • Ambivalencia (sentimientos opuestos en determinadas situaciones).
  • Dificultad para memorizar, organizar y entender situaciones, ideas y detalles.
  • Dificultad para relacionarse con otros.
  • Alteraciones incomprensibles de humor, como alergia o tristeza sin explicación.

Es importante que la esquizofrenia sea diagnosticada por un psiquiatra, ya que sus síntomas pueden ser confundidos por otros trastornos, como el uso o abstinencia de drogas, enfermedades cerebrales, trastornos del desarrollo (autismo), síntomas de manía o depresión y enfermedades endocrinas.

¿En qué consiste el tratamiento de la esquizofrenia?

La esquizofrenia no tiene cura, pero puede ser tratada. Este tratamiento integra la psicoterapia con el uso de medicamentos y el apoyo de las personas cercanas al paciente. Los antipsicóticos de segunda generación son los medicamentos más usados en el tratamiento de la esquizofrenia, ya que causan menos efectos colaterales al paciente, facilitando su adhesión al tratamiento.

Es muy importante seguir con el tratamiento para evitar las recaídas y los eventuales brotes psicóticos. La psicoterapia puede ayudar tanto a la persona con esquizofrenia como a sus familiares a enfrentarse al problema y desarrollar estrategias para integrarla socialmente en actividades educativas o profesionales, facilitando y contribuyendo en su mejora.

Esquizofrenia: síntomas y tratamiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *