Examen de sangre para antígeno prostático específico (PSA) libre: en qué consiste y valores de referencia

¿En qué consiste el examen de PSA libre?

El examen de sangre para antígeno prostático específico (PSA) libre consiste en la colecta de una pequeña muestra de sangre, al igual que en el examen de PSA total. A pesar de tratarse de un examen simple, se recomienda que los hombres con próstata tengan algunos cuidados para evitar resultados con valores falsamente altos. Así, se recomienda que estos pacientes se realicen un estudio urodinámico en los 21 días que anteceden el examen de PSA libre, así como una colonoscopía o rectosigmoidoscopia en los 15 días anteriores al examen.

7 días antes del examen, el paciente debe realizarse un ultrasonido transrectal. Se recomienda también evitar citoscopias (examen que permite ver el interior de la uretra y vejiga) 5 días antes del examen de PSA libre.

Asimismo, el uso de supositorios y la realización de sondajes uretrales o tacto rectal deben evitarse en los últimos 3 días antes del examen.

Ya en las últimas 24 horas antes del examen, se pide al paciente no eyacular, andar en bicicleta, moto o a caballo. Además, el paciente deberá guardar un ayuno de 4 horas antes del examen.

Recordemos que el examen de PSA puede utilizarse para ayudar en el diagnóstico del cáncer de próstata y dar seguimiento a pacientes que ya padecen o han padecido esta enfermedad.

Dependiendo del laboratorio en que se realizará la toma de sangre, se podrá solicitar al paciente cumplir con otros cuidados antes de la toma de la muestra.

El análisis del resultado debe ser realizado por el médico que solicitó el examen, junto con la historia y el examen clínicos del paciente. Para más información, consulte a su urólogo o médico general.

¿Cuáles son los valores de referencia?

Los valores de referencia del antígeno prostático específico (PSA) varían dependiendo del laboratorio en que se realice el examen, aunque, en media, los hombres con hasta 59 años, presentan niveles debajo de los 4,0 ng/ml. Ya en hombres entre 60 y 69 años, se recomienda que el nivel de PSA total no sobrepase 4,5 ng/ml. En hombres con más de 70 años, el PSA se debe mantener debajo de 6,5 ng/ml.

No obstante, es impórtate señalar que el valor de PSA total puede elevarse debido a otros factores no relacionados con el cáncer de próstata, como enfermedades, infecciones o procedimientos a los cuales el paciente ha sido sometido recientemente.

Entre los factores que pueden alterar el resultado del examen de PSA total están el tacto rectal, masaje prostático, prostatitis, hipertrofia benigna de la próstata, instrumentaciones uretrales, biopsia prostática y eyaculación reciente.

Por ejemplo, cuando el nivel de PSA total se ubica entre 4 y 10 ng/ml, puede ser difícil interpretarlo, ya que este aumento puede haber sido causado por una hipertrofia benigna de la próstata (cuando la próstata aumenta de tamaño, pero no por cáncer). En estos casos, se recomienda relacionar el resultado de este examen con el nivel de PSA libre.

La relación PSA libre/ PSA total es menor en pacientes con cáncer. Eso significa que cuando los valores de PSA libres son divididos por los del PSA total, el resultado del cálculo suele ser menor que en quienes tienen cáncer de próstata.

Los valores de referencia para esta relación no están completamente establecidos/ Sin embargo, cuando son inferiores a 0,20, suelen indicar cáncer de próstata, mientras que los valores superiores a 0,20 por lo general están relacionados a enfermedades benignas.

El análisis aislado del examen de PSA no permite realizar un buen diagnóstico de las enfermedades prostáticas. Es necesario hacer una correlación con la historia y el examen físico del paciente, por lo que el tacto rectal es fundamental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *