¿Expandir las orejas es malo?

Expandir o dilatar las orejas puede causar daños a la salud, sobre todo debido al riesgo de infecciones y reacciones alérgicas. Además, sin los cuidados adecuados, puede haber formación de queloides o incluso rompimiento del cartílago por el uso de expansores demasiado grandes.

Para evitar complicaciones, las personas que estén pensando en dilatar sus orejas deben acudir a establecimientos especializados en los que se utilizan aparatos especiales para hacer las perforaciones y asegurarse de que estos sean esterilizados en autoclave. El lugar debe estar aprobado por las autoridades competentes.

Los profesionales que realizan las expansiones deben estar debidamente calificados y contar con licencia, así como usar agujar y catéteres desechables.

Un procedimiento sencillo para evitar infecciones es colocar algún accesorio que cubra la perforación durante 30 días. Así, se evita la exposición de la región para impedir la entrada de bacterias que puedan infectar la perforación.

Otros cuidados que deben tenerse para evitar complicaciones al dilatar las orejas:

  • No realizar el procedimiento en casa. Acudir con un perforador profesional;
  • Utilizar expansores de titanio, teflón o acero quirúrgico, al menos durante el inicio, ya que disminuyen el riesgo de alergia y ayudan a la cicatrización;

Para saber más sobre el tema, consulte a su médico.

¿Expandir las orejas es malo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *