Fiebre amarilla: síntomas, transmisión y tratamiento

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas iniciales de la fiebre amarilla pueden ser semejante a los de la gripe, como por ejemplo:

  • Fiebre;
  • Dolor de cabeza;
  • Escalofríos;
  • Dolor muscular;
  • Congestión conjuntival.

En estos casos, la cura es espontánea y los síntomas desaparecen luego de 2 a 3 días.

En los casos más graves, la persona podrá sentir:

  • Dolor ambonimal;
  • Diarrea;
  • Vómitos oscuros;
  • Ictericia;
  • Dolor lumbar y sacro;
  • Postración;
  • Hemorragias (en las encías, nariz, heces, etc.);
  • Disminución urininaria.

¿Cómo se transmite?

La transmisión de la fiebre amarilla ocurre por la picadura del mosquito Haemagogus y Sabethes en ambientes silvestres y por el Aedes en ambientes urbanos.

Esta enfermedad se puede prevenir por medio de vacunación.

¿En qué consiste el tratamiento?

El tratamiento de la fiebre amerilla consiste en:

  • Cuidados de soporte con hidratación;
  • Prevención de trastornos metabólicos;
  • Prevención de hipotensión;
  • Rransfusión de sangre, de ser necesario.

Cabe recordar que el uso de derivados del salicilato, como el ácido acetilsalicílico (aspirina) puede ser perjudicial en estos casos; de haber fiebre y dolores en el cuerpo, se recomienda el uso de paracetamol.

Fiebre amarilla: síntomas, transmisión y tratamiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *