Hernia de disco

Hernia de disco: qué es y sus síntomas

¿Qué es la hernia de disco?

La hernia de disco es el derrame del núcleo gelatinoso del disco intervertebral que se ubica entre las vértebras de la columna y actúa como amortiguador.

El rompimiento del disco y el consecuente derrame de su núcleo puede ocurrir debido a esfuerzos, movimientos bruscos, envejecimiento, mala postura, entre otras causas.

Los síntomas de la hernia de disco surgen debido a la descompresión que el núcleo gelatinoso provoca en las raíces de los nervios que salen de la médula espinal.

El diagnóstico de la hernia de disco se realiza a través de tomografía computarizada. el tratamiento incluye medicamentos, fisioterapia y cirugía, en los casos más graves.

Los pacientes con hernia de disco deben recibir seguimiento por parte del neurólogo.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de la hernia de disco pueden incluir dolor en el cuello o en la columna lumbar, hormigueo, alteración de la sensibilidad e incluso pérdida de la fuerza muscular en brazos y piernas.

En caso de hernia de disco lumbar, los síntomas pueden incluir:

  • Dolor en la columna lumbar (región inferior de la espalda), que puede extenderse hacia los glúteos, parte posterior del muslo, pierna y pie (dolor ciático);
  • Dolor lumbar al moverse, hacer esfuerzo o levantar objetos;
  • Hormigueo en el muslo, pierna o pie;
  • Alteraciones de la sensibilidad en las piernas;
  • Pérdida de fuerza muscular en las piernas.

Las hernias de disco de la columna lumbar suelen estar asociadas a síntomas que involucran al nervio ciático.

La hernia de disco cervical, por su parte, puede causar los siguientes síntomas:

  • Dolor en el cuello que puede extenderse hacia los hombros, brazos, mano y dedos;
  • Hormigueo en el cuello, brazo, mano o dedos;
  • Alteraciones de la sensibilidad en el miembro superior;
  • Pérdida de la fuerza en el miembro superior.

Las hernias de disco no siempre manifiestan síntomas, los cuales además varían dependiendo del área del nervio que está siendo comprimida por la hernia.

El dolor puede ser leve, moderado o incapacitante. En los casos más graves, el comprometimiento del nervio puede llevar a la pérdida de la fuerza muscular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *