Ictericia neonatal

Ictericia neonatal: causas y tratamiento

Qué causa ictericia en el bebé recién nacido

La ictericia neonatal es causada por el exceso de bilirrubina en el cuerpo del recién nacido. La bilirrubina es una sustancia amarilla producto del metabolismo de la hemoglobina, por lo que la piel y los ojos del bebé se tornan amarillos.

Esta alta concentración de bilirrubina se debe a un número elevado de glóbulos rojos en la sangre del recién nacido y a la inmadurez de su hígado, que aún no consigue metabolizar cantidades tan grandes de bilirrubina.

La ictericia neonatal no es propiamente una enfermedad, sino una adaptación del metabolismo del cuerpo del recién nacido. Los signos son más intensos entre el segundo y tercer día después del nacimiento, lo cual permite que el tratamiento se lleve a cabo en la sala de maternidad. Después de las primeras dos semanas de vida, la ictericia tiende a desaparecer.

Sin embargo, hay casos en los que la ictericia es causada por enfermedades e incompatibilidades sanguíneas entre la madre y el niño. En estos casos, la cantidad de bilirrubina en el cuerpo del recién nacido puede estar muy alta y la ictericia se manifiesta desde el primer día de vida.

Tratamiento

El tratamiento de la ictericia neonatal consiste en la exposición del recién nacido a luz fluorescente azul (fototerapia); esto favorece el metabolimo y la excreción de bilirrubina, ayudando al frágil organismo del bebé.

Cuando la ictericia ha sido provocada por alguna enfermedad o incompatibilidad sanguínea, la fototerapia debe ser más intensa y las sesiones más largas. En algunos casos, el recién nacido puede requerir una transfución de sangre.

Sin embargo, en la mayoría de los bebés, el exceso de bilirrubina termina siendo eliminada a los pocos día y la ictericia desaparece.

Cabe recordar que la ictericia neonatal suele no representar un riesgo para el recién nacido. No obstante, hay casos muy raros en los que la cantidad de bilirrubina acumulada es tan alta que puede ocasionar daños en el sistema nervioso del bebé.

El tratamiento de la ictericia neonatal es responsabilidad del pediatra.

Ictericia neonatal: causas y tratamiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *