Insomnio

Insomnio: causas y tratamiento

¿Cuáles son las causas de insomnio?

Las causas de insomnio son variadas y pueden estar relacionadas con:

  • Trastornos mentales como depresión, ansiedad, trastorno de pánico, estrés postraumático, trastornos del sueño;
  • Problemas emocionales como separación o pérdida amorosa, desempleo, pobreza y otras condiciones de la vida;
  • Enfermedad como fibromialgia y disfunciones hormonales;
  • Estilo de vida como uso prolongado de medicamentos, drogas, estimulantes, cafeína y bebidas alcohólicas.

Otra causa frecuente de insomnio es la apnea del sueño, caracterizada por cortas pausas en la respiración que causan que la persona se despierte varias veces durante la noche, afectando la calidad del sueño. En estos casos, la persona piensa haber dormido lo suficiente, pero se siente cansada al despertar y somnolienta durante el día siguiente, ya que no descansó durante el sueño.

El estrés emocional causado por dificultades financieras, problemas afectivos o en el trabajo, ansiedad y depresión también pueden causar problemas para dormir, ya que estos problemas suelen estar asociados a una actividad mental intensa, que hace difícil conciliar el sueño.

Sentir dolor durante la noche también puede provocar insomnio, así como enfermedades neurológicas como el mal de Parkinson, accidente cerebral vascular (derrame) y Alzheimer.

El insomnio puede ser una combinación de factores, a algunos de los cuales el paciente puede mostrar predisposición desde el nacimiento. Consulte a un médico en caso de padecer insomnio.

¿Cómo se trata el insomnio?

El tratamiento del insomnio consiste principalmente en:

  • Medidas de higiene del sueño;
  • Técnicas de relajación;
  • Terapia congnitivo-comportamental;
  • Otros tipos de terapia;
  • Uso de medicamentos.

La elección del tratamiento dependerá de la causa diagnosticada y del patrón de sueño y rutina de cada persona.

Las medidas higiene del sueño consisten en evitar ciertos hábitos antes de dormir y realizar cambios en el ambiente. Esto incluye evitar bebidas energéticas, cafeína y alcohol antes de dormir, así como no fumar; practicar ejercicio regularmente, pero evitar hacerlo antes de dormir. También hay que evitar ir a la cama con hambre, aunque sin comer demasiado antes de ir a dormir. El ambiente de cuarto debe ser tranquilo, silencioso y lejos del ruido y de la luz; por lo tanto, se recomiendo no ver televisión en la cama antes de dormir.

Las técnicas de relajación y actividades como yoga, Tai chi chuan, masajes, aromaterapia, cromoterapia y ciertas hierbas medicinales pueden usarse también como tratamiento.

Los sedativos que inducen al sueño deben usarse con precaución y solamente bajo receta médica.

Insomnio: causas y tratamiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *