Insuficiencia venosa

Insuficiencia venosa: causas y tratamiento

Principales causas de insuficiencia venosa

La insuficiencia venosa es una enfermedad que se caracteriza por una serie de signos y síntomas derivados del reflujo u obstrucción del flujo de sangre dentro de las venas. Afecta principalmente las piernas, pudiendo originarse por anomalías en las venas superficiales y profundas.

Entre los factores de riesgo para desarrollar esta condición están: ser mujer, edad avanzada, embarazos múltiples, sobrepeso y antecedentes de insuficiencia venosa en la familia.

Otros factores que favorecen la aparición de insuficiencia venosa son los genes, permanecer muchas horas de pie durante el día, celulitis, uso de la píldora anticonceptiva, obesidad y el tabaquismo.

Prevención

Para combatir y prevenir la insuficiencia venosa, se recomienda mantener las piernas en posición vertical (hacia arriba), practicar ejercicios aeróbicos (caminar, pedalear, nadar), mantenerse dentro del peso adecuado y usar medias de compresión.

Complicaciones

Cuando no es tratada, la insuficiencia venosa puede causar complicaciones como hinchazón, trombosis venosa profunda, alteraciones en la piel, erisipela, dermatitis y varices.

Tratamiento

El tratamiento de la insuficiencia venosa varía dependiendo de la causa y puede incluir escleroterapia, láser y cirugía.

En la escleroterapia, se aplica un líquido dentro de la vena por medio de una aguja delgada. Este líquido esclerosante destruye y cicatriza el vaso sanguíneo afectado

La escleroterapia se indica en casos de insuficiencia en venas de bajo calibre, pues puede provocar manchas y complicaciones en venas más grandes.

Esta forma de tratamiento no duele y requiere varias sesiones para alcanzar los resultados deseados.

Ecoesclerosis (espuma)

La ecoesclerosis consiste en la aplicación de dióxido de carbono por medio de una inyección de espuma. Esta sustancia bloquea la vena y hace que la varice deje de recibir sangre.

Láser

El láser destruye los vasos sanguíneos de bajo calibre afectados por la insuficiencia venosa. Presenta mejores resultados en venas finas y localizados justo debajo de la piel. No obstante, es menos eficaz que la escleroterapia y no se recomienda para todos los tipos de piel.

Cirugía

El tratamiento quirúrgico consiste en extirpar las venas afectadas. Puede hacerse por medio de una cirugía, que implica pocos cortes. En algunos casos, podrá ser necesario mantener al paciente internado por 24 horas tras la cirugía.

Medias de compresión

Las medias de compresión son muy utilizadas para tratar varices y casos de insuficiencia venosa, ya que facilitan el flujo de sangre de las venas hacia el corazón. Se recomiendan principalmente en pacientes que pasan mucho tiempo de pie durante el día.

A pesar de ser una forma de tratamiento simple, deben ser prescritas por el médico. Si no tienen el grado de compresión adecuado, pueden causar complicaciones.

Ejercicio

Todos los ejercicios que trabajen los músculos de las pantorrillas, como caminar, correr y andar en bicicleta (aeróbicos), favorecen la circulación de sangre en los miembros inferiores.

Cabe recordar que los músculos de la pantorrilla son considerados por los cardiólogos como el “segundo corazón” del cuerpo, ya que juegan un papel muy importante en el regreso de la sangre de esa región hacia el corazón.

Por otra parte, se debe evitar hacer pesas y hacer ejercicios de resistencia.

Elevación de las piernas

Ayuda a que la sangre retorne al corazón.

Sentarse con las piernas elevadas no es suficiente, pues las piernas deben estar por encima del corazón. Asimismo, es importante que el tronco y las piernas estén inclinadas, pues así será más fácil para la sangre llegar al corazón.

El médico responsable del diagnóstico y tratamiento de la insuficiencia venosa es el angiólogo o cirujano vascular.

Insuficiencia venosa: causas y tratamiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *