¿La anemia puede volverse leucemia?

No, la anemia no puede volverse leucemia. Incluso si el paciente no recibiera tratamiento, el riesgo de que una anemia se convierta en leucemia es inexistente. No obstante, existe una relación entre las dos enfermedades ya que la anemia puede ser causada por la leucemia. El afectado descubre que tiene anemia y más tarde es diagnosticada con leucemia, lo que puede hacerla pensar que la primera se convirtió en la segunda, cuando en realidad era un síntoma de la leucemia.

La anemia es la reducción de la concentración de hemoglobina en los glóbulos rojos de la sangre. La hemoglobina es una proteína que se adhiere al oxígeno para que la sangre pueda llevar el oxígeno de los pulmones hacia todo el cuerpo. Es por esto que las personas que padecen anemia tienen una menor oxigenación del organismo.

La anemia tiene diferentes causas, las cuales pueden incluir: hemorragias intensas, enfermedades crónicas, enfermedades de la médula ósea como la leucemia, enfermedades genéticas (anemia falciforme), deficiencia de vitaminas y sales minerales, así como deficiencia de hierro (anemia ferropénica), que es la causa más común de la anemia.

La leucemia, por su parte, es un tipo de cáncer que afecta a los glóbulos blancos de la sangre conocidos como leucocitos. La enfermedad comienza cuando algunas de estas células sufren mutaciones y comienzan a multiplicarse de forma descontrolada en la médula ósea, substituyendo las células sanguíneas normales.

La médula ósea, también conocida como tuétano, es la parte en el interior del hueso en donde se forman las células de la sangre (glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas).

La leucemia se caracteriza por la acumulación de leucocitos jóvenes anormales en la médula ósea, que substituyen a las células normales de la sangre, pudiendo entonces causar anemia debido a la deficiencia de eritrocitos (glóbulos rojos). Por lo tanto, la anemia es uno de los síntomas de la leucemia.

Los síntomas de la anemia pueden incluir fatiga, aumento de los pulsos cardiacos, falta de apetito, desánimo, falta de atención, bajo rendimiento escolar, falta de aire ante actividad física, deseos alimenticios específicos extraños como deseos de comer tierra, caída del cabello, palidez, entre otros.

El hematólogo es el especialista indicado para diagnosticar y tratar tanto la anemia como la leucemia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *