Leishmaniasis: qué es, síntomas y tratamiento

¿Qué es la leishmaniasis?

La leishmaniasis (o leishmaniosis) es una enfermedad infecciosa provocada por parásitos del género Leishmania, presentes en todos los continentes, a excepción de Australia y Antártica. Se han identificado hasta la fecha más de 20 especies.

La transmisión de esta enfermedad ocurre a través de la picadura de un insecto, el flebótomo del género Lutzomyia.

Este mosquito transmite la leishmaniasis después de haber picado a un animal infectado, normalmente animales salvajes, aunque hay casos de perros domésticos infectados. No es posible la transmisión de una persona a otra.

¿Cuáles son los síntomas?

Después de la picadura del mosquito, el protozoario se introduce en el organismo, donde se reproduce y se disemina por el organismo. La leishmaniasis puede manifestarse de diversas maneras, como se detalla a continuación:

  • Leishmaniasis tegumentaria o cutánea: Generalmente es causada por la especie Leishmania amazonensis y Leishmania braziliensis. Se caracteriza por la presencia de una úlcera en las áreas expuestas del cuerpo que no causa dolor, con una forma redonda y ovalada, de tamaño variable (desde milímetros a algunos centímetros) y bordes elevados. El periodo de incubación (tiempo que pasa entre la picadura y la aparición de los síntomas) es de aproximadamente 2 a 3 meses, aunque puede variar desde 2 semanas hasta 2 años. Puede haber más de una lesión simultánea (hasta 20 lesiones) y, por lo general, responde bien al tratamiento. Solamente en el 2% de los casos puede haber diseminación, con múltiples lesiones papulosas y acneiformes (parecidas a espinillas), involucrando varias partes del cuerpo, incluyendo la cara y el tronco (pudiendo haber cientos de lesiones). Puede incluir síntomas como fiebre, malestar y pérdida de peso. A pesar de ser más extensa, responde bien al tratamiento. Algunos pacientes que son infectados por la Leishmania amazonensis son incapaces de generar una respuesta inmunológica. En estos pacientes, ocurre la llamada leishmaniasis cutánea difusa, en la que ocurren lesiones nodulares o en places, cubriendo grandes extensiones del cuerpo, frecuentemente asociadas a deformidades y con una mala respuesta al tratamiento.
  • Leishmaniasis mucosa o cutáneamucosa: Corresponde a aproximadamente el 2-5% de los casos de leishmaniasis tegumentaria. Se caracteriza por una respuesta inmune exacerbada e ineficaz, con desnutrición de los tejidos de las zonas donde está la infección y una mala respuesta al tratamiento. Ataca las mucosas de las vías respiratorias superiores (nariz, boca) y no causa dolor. Generalmente, surge después de la cicatrización de una lesión cutánea, por la diseminación del parásito por la sangre o por los vasos linfáticos. Sin embargo, puede ocurrir sin evidencia de lesiones cutáneas anteriores o concomitantemente a una lesión cutánea distante.
  • Leishmaniasis visceral: Causada por la Leishmania chagasi, es una forma crónica de la enfermedad caracterizada por afectaciones a los órganos internos. El periodo de incubación va de los 2 a 6 meses. Esta infección puede ocurrir sin ningún síntoma, ser moderada o causar la muerte del paciente. Los casos sintomáticos iniciales presentan anemia, esplenomegalia (aumento del bazo), hepatomegalia (aumento del hígado) y fiebre. Sin un diagnóstico y tratamiento adecuados, esta enfermedad puede empeorar y ocurrir una pérdida significativa de peso, problemas hepáticos y renales, fiebre constante y disminución del número de plaquetas y linfocitos, llevando hemorragia, infecciones bacterianas y, eventualmente, la muerte.

El diagnóstico de las formas cutáneas se basa en las características clínicas de la lesión y en los antecedentes epidemiológicos d paciente. Se recomienda realizar una biopsia de la lesión en todos los casos para confirmar el diagnóstico, aunque es difícil encontrar leishmanias en la lesión.

En el caso de la forma visceral, se deben tomar muestras de sangre, de médula ósea, hígado, bazo o ganglios linfáticos para detectar el parásito. También se puede realizar una intradermorreacción de Montenegro, que es una prueba que se realiza con una inyección intradérmica de antígenos de leishmania. Si el paciente ya ha entrado en contacto con el parásito (está o ha estado infectado), ocurre una reacción inflamatoria en la zona de la inyección. El resultado puede dar positivo después de un tratamiento exitoso y negativo en la forma cutánea difusa de la enfermedad.

Los análisis de sangre también ayudan en el diagnóstico, ya que detectan los anticuerpos anti-Leishmania que circulan en la sangre de las personas que han entrado en contacto con el parásito. No obstante, solo es de utilidad cuando el paciente presenta síntomas compatibles con la leishmaniasis.

Si usted presenta alguno de los síntomas mencionados arriba y vive en un área con casos de leishmaniasis, consulte a un dermatólogo o infectólogo.

¿En qué consiste el tratamiento?

La leishmaniasis es curable y el tratamiento se realiza con drogas conocidas como antimoniales pentavalente; en Sudamérica, el Glucantime® es el medicamento más utilizado. Estos medicamentos deben administrarse por vía intramuscular o intravenosa, durante al menos 20 días. La dosis y el tiempo de la terapia varían dependiendo de la forma de la enfermedad y la gravedad de los síntomas:

  • Leishmaniasis tegumentaria: Se recomienda la administración de 10-20 mg/Sb5+/día por 20 días seguidos; cada ml del medicamento contiene 81mg de Sb5+.
  • Leishmaniasis visceral: se recomienda usar 20mg/Sb5+/día por 20-40 días consecutivos.

El principal efecto colateral del medicamento son las arritmias cardiacas, por lo cual es contraindicado para mujeres embarazadas durante los 2 primeros trimestres de gestación, pacientes con insuficiencia hepática y renal y personas que usan medicamentos antiarrítmicos.

Otros medicamentos que se usan para tratar la leishmaniasis son la anfotericina B y el isocianato de pentamidina.

El tratamiento de la leishmaniasis deberá ser prescrito por el dermatólogo o infectólogo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *