miocarditis

Miocarditis: síntomas, causas y tratamiento

Signos y síntomas de la miocarditis

En los casos más leves, la miocarditis puede no manifestar signos y síntomas y asímismo curarse espontáneamente.

Por otra parte, en los casos graves, puede haber dolor en el pecho, alteración del ritmo cardiaco, falta de aire, aumento de la frecuencia cardiaca (taquicardia), hinchazón en las piernas, fatiga, aumento del hígado, así como desmayos, dolor de cabeza y garganta, dolores musculares y articulares, fiebre y diarrea.

El diagnóstico se realiza por medio de exámenes de sangre, electrocardiograma, rayos X, resonancia magnética y ecocardiograma.

El electrocardiograma sirve para identificar ritmos cardiacos anormales y la conductividad de los impulsos eléctricos del corazón. Los rayos X del tórax y la resonancia magnética proporcionan imágenes de la forma y el tamaño del corazón, así como la presencia de edema pulmonar.

El ecocardiograma identifica aumentos en el tamaño del corazón, alteraciones en las funciones cardiacas, anomalías o lesiones en las válvulas o presencia de líquido alrededor del corazón.

Posibles causas

La miocarditis es una inflamación del miocardio, que es la porción más voluminosa del corazón, responsable de bombear sangre a todo el cuerpo. La duración de la inflamación puede ir de algunas semanas a varios meses, pudiendo dejar secuelas.

Las principales causas de miocarditis son las infecciones causadas por virus, aunque las infecciones bacterianas, fúngicas y parasitarias también pueden desencadenar esta enfermedad.

No obstante, la miocarditis puede tener diferentes causas, como reacciones alérgicas, qimioterapia, radioterapia, picadura de animales venenosos, abuso de drogas o alcohol, enfermedades autoinmunes, entre otras.

La miocarditis puede afectar el ritmo cardiaco o la conductividad de los impulsos nerviosos que van hacia el corazón, lo que puede causar insuficiencia cardiaca y arritmia.

En los casos más graves, el corazón puede volverse incapaz de bombear sangre adecuadamente, dando lugar a un infarto.

Tratamiento

El tratamiento de la miocarditis va dirigido a las causas y busca controlar los síntomas y prevenir complicaciones. Esto puede incluir medicamentos que mejoran el funcionamiento del corazón, como los diuréticos, entre otras medidas, principalmente evitar esfuerzos y disminuir el consumo de sal y líquidos.

En los casos con complicaciones graves, el tratamiento es hospitalario y puede llegar a ser necesario implantar un marcapasos o un desfibrilador en el corazón.

La miocarditis causada por infecciones virales tiende a desaparecer espontáneamente en pocas semanas y no causa complicaciones. Por otro lado, en algunos casos la inflamación puede persistir por más tiempo, principalmente cuando la infección no es viral.

Las inflamaciones prolongadas pueden causar daños permanentes en el corazón, haciendo necesario el uso de medicamentos por periodos largos o incluso tener que realizar un trasplante de corazón, en los casos más extremos.

 

Miocarditis: síntomas, causas y tratamiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *