Ojos rojos. ¿Qué puede ser?

Los ojos rojos pueden tener diferentes causas. El enrojecimiento puede ser señal de conjuntivitis, infección, alergia, hemorragia, entre otros problemas y enfermedades oculares.

Las conjuntivitis virales y bacterianas son las principales causantes de los ojos rojos. En estos casos, el enrojecimiento afecta principalmente los párpados. Además de ojos rojos, la conjuntivitis provoca un aumento de la producción de secreción, lagrimeo, ardor, sensibilidad a la luz y picazón. Los síntomas de la conjuntivitis desaparecen en hasta dos semanas. EL tratamiento puede incluir el uso de colirios (gotas) y cremas con antibióticos y antiinflamatorios. Cabe recordar que es una enfermedad contagiosa que, por lo general, afecta ambos ojos.

Las alergias también están entre las principales causas de ojos rojos, principalmente en niños y personas que han presentado cuadros de rinitis, sinusitis y bronquitis. Los síntomas y señales incluyen enrojecimiento y picazón intensa en los ojos, además de hinchazón en los párpados. Las alergias oculares y las conjuntivitis alérgicas afectan ambos ojos y no son contagiosas. El tratamiento consiste en el uso de colirios antihistamínicos (antialérgicos).

En las hemorragias oculares, a pesar de que el ojo puede verse muy rojo en el lugar del sangrado, el riesgo de perder la visión es muy bajo. No suele causar dolor y el enrojecimiento tiende a desaparecer espontáneamente en hasta 3 semanas.

Otra enfermedad que puede provocar ojos rojos es la uveítis. En estos casos, el enrojecimiento se manifiesta en la parte colorida del ojo (iris) y tiende a afectar a un solo ojo. Los síntomas son sensibilidad a la luz, dolor y vista borrosa; en el campo visual pueden observarse pequeños puntos negros que se mueven. El tratamiento de la uveítis también consiste en el uso de colirios y antibióticos, antifúngicos o antivirales. En las uveítis autoinmunes, el oftalmólogo puede prescribir corticoides o inmunomoduladores.

La blefaritis, también conocida como “ojo seco”, causa resequedad en los ojos, enrojecimiento, ardor y sensación de arena en los ojos. El enrojecimiento no suele ser muy intenso, aunque los síntomas pueden agravarse con el viento, ambientes secos y aire acondicionado. El tratamiento es simple y, en muchos casos, consiste en lágrimas artificiales para aliviar el malestar.

Finalmente, está el pterigión. No siempre causa ojos rojos, pero provoca ardor, lagrimeo y fotofobia. Los síntomas se tratan con colirios lubricantes o constrictores de los vasos sanguíneos.

Ya que los ojos rojos pueden ser señal de enfermedades que afectan la visión, se recomienda consultar a un oftalmólogo para evaluar la causa del enrojecimiento e indicar le tratamiento más adecuado. Asimismo, es importante evitar tocarse los ojos. No se automedique.

Ojos rojos. ¿Qué puede ser?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *