Prueba de Papanicolaou: procedimiento y recomendaciones

La prueba de Papanicolaou es un examen ginecológico de citología cervical que se realiza para diagnosticar y prevenir el cáncer de cuello uterino (principalmente causado por el virus del papiloma humano).  Es un examen médico simple, rápido y sin dolor.

Procedimiento

El médico comienza inspeccionando visualmente la vagina y el ano en busca de alteraciones en la zona (pigmentación, secreciones, lesiones, tumores, etc.).

Después, el médico introduce el espéculo en la vagina, que facilita la inspección de las paredes internas de la vagina y el cuello uterino. A continuación, el médico raspa ligeramente la superficie externa e interna del cuello del útero usando una espátula de madera y una escobilla, respectivamente, para obtener una muestra de las células de estas regiones y posteriormente visualizarlas en el microscopio y enviarlas al laboratorio.

Para garantizar que el resultado sea lo más preciso posible, la mujer deberá evitar realizar ciertas actividades 48 horas antes de la prueba, por ejemplo:

  • Abstenerse de tener relaciones sexuales (incluso con preservativo);
  • Evitar el uso de duchas, medicamentos vaginales y anticonceptivos locales (p. ej. Espermicidas);
  • No someterse a exámenes ginecológicos táctiles, ultrasonido transvaginal y/o resonancia magnética pélvica.

Es importante, además, que la mujer no esté menstruando, ya que el resultado podría verse afectado. Por otro lado, las mujeres embarazadas pueden someterse a esta prueba, ya que no causa ningún riesgo a su salud ni a la del bebé.

Recomendaciones

El colegio americano de ginecología y obstetricia recomienda realizarse la prueba de Papanicolaou periódicamente, como se indica a continuación:

  • El primer examen a los 21 años;
  • Una vez cada dos años entre los 21 y 29 años;
  • A partir de los 30 años, si las últimas tres pruebas han arrojado resultados normales, se puede tomar la prueba cada tres años.
  • Dejar de realizarse la prueba entre los 65 y 70 años, en caso de haber presentado resultados normales en los últimos 10 años. Excepciones: portadoras de VIH, mujeres con depresión inmunológica o con diferentes compañeros sexuales.

No es necesario obedecer estas recomendaciones estrictamente, sino más bien seguir las indicaciones de su ginecólogo, quien determinará, según cada caso, cuándo habrá de someterse la mujer a la prueba de Papanicolaou.

En caso de dudas sobre esta o cualquier otra prueba ginecológica, consulte a su médico de cabecera o ginecólogo.

Prueba de Papanicolaou: procedimiento y recomendaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *