¿Volveré a engordar si dejo de tomar sibutramina?

Si el paciente deja de tomar sibutramina, puede volver a engordar, como ocurre con otros tratamientos para adelgazar que son interrumpidos. Por ello, la prescripción de la sibutramina debe ir siempre acompañada de un programa de reducción alimentaria y actividad física.

Muchas personas temen dejar de tomar sibutramina por miedo al conocido “efecto rebote”. Esto puede ocurrir cuando el tratamiento farmacológico no es complementado con actividad física y una dieta especial.

La principal acción de la sibutramina es aumenta la sensación de saciedad y, consecuentemente, reducir la cantidad de comida ingerida (calorías), creando condiciones para un cambio prolongado de los hábitos alimenticios de la persona. Además, este medicamento contribuye a reducir los episodios de compulsión por dulces y comida alta en carbohidratos.

Por ello, durante el uso del medicamento debe haber una reorientación nutricional junto con actividad física capaces de garantizar que el paciente mantenga el peso final alcanzado una vez retirado el medicamento.

La sibutramina tiene varios efectos colaterales y ciertas contraindicaciones, por lo que debe ser utilizada solamente bajo prescripción médica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *