Pérdida de la memoria reciente: qué puede causarlo y qué hacer al respecto

La pérdida de la memoria reciente en jóvenes y adultos con menos de 60 años puede ser causada por:

Por otra parte, la pérdida de memoria en personas de más de 60 años es más común y suele estar relacionada con el envejecimiento natural y la muerte de las células nerviosas del cerebro.

Sin embargo, en el adulto mayor, la pérdida de la memoria puede ser causada también por enfermedades degenerativas, como el mal de Alzheimer, que se caracteriza por la pérdida progresiva de las funciones intelectuales; la pérdida de la memoria es uno de los principales signos y, en muchos casos, el primero en aparecer.

Posibles causas de pérdida de la memoria

Colesterol alto, diabetes, tabaquismo, hipertensión arterial

Pueden provocar el depósito de placas de grasa en los vasos sanguíneos que irrigan el cerebro, afectando la circulación. Esta falta de oxígeno provoca microlesiones en el área del cerebro responsable de la memoria, causando lapsus (episodios de pérdida de la memoria).

En el caso de la hipertensión (presión alta), la circulación cerebral también se ve afectada, y puede provocar un estrechamiento de las arterias del cerebro y causar pérdida de la memoria.

Mala calidad del sueño, ansiedad, estrés y depresión

Son las principales causas de lapsus en jóvenes y adultos con menos de 60 años, ya que perjudican la atención y, consecuentemente, afectan la memoria.

Las personas desatentas retienen menos información, por lo que tienen una mayor dificultad para recordar cosas.

Enfermedad de Alzheimer

Afecta a aproximadamente el 7% de los nacientes de entre 60 y 65 años y se caracteriza por la pérdida progresiva de las funciones intelectuales. La pérdida de la memoria está entre sus primeros síntomas.

EL paciente empieza a olvidar nombres, fisionomías, compromisos y fechas frecuentemente. Otros síntomas iniciales incluyen:

  • Falta de voluntad e iniciativa;
  • Incapacidad para mantener conversaciones;
  • Respuestas monosilábicas.

Es muy importante que los familiares presten atención a estos signos y consulten a un neurólogo. Cuando la enfermedad se diagnostica tempranamente, es posible lograr un control de los síntomas y retardar su evolución, dando al paciente una mejor calidad de vida.

Uso de medicamentos

Los benzodiazepínicos y algunos psicotrópicos pueden provocar lapsus.

Falta de vitaminas, minerales y otros nutrientes

Algunos nutrientes esenciales como la vitamina B12, calcio, omega 3, zinc, hierro y carbohidratos son fundamentales para garantizar el buen funcionamiento del cerebro.

La falta de estos en la alimentación o cuando esta deficiencia es provocada por enfermedades, como la anemia (hierro), puede perjudicar la memoria.

Accidentes y traumas

Las situaciones traumáticas, como accidentes o golpes en la cabeza, pueden dejar secuelas y causar amnesia.

Trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH)

Se caracteriza por una dificultad para mantener la atención, inquietud e impulsividad. Es más común durante la infancia, aunque puede permanecer hasta la adultez.

Amnesia global transitoria

Se trata de una pérdida temporal de la memoria causada por un mal funcionamiento del hipocampo, que es donde se aloja la memoria en el cerebro.

La persona queda en “blanco” y olvida cómo hacer cosas a las que estaba acostumbrada, como conducir, usar el teléfono, etc.

La persona puede también sentirse perdido o desorientado en lugares familiares, perdiendo la referencia del tiempo y el espacio. Reconoce a otras personas, pero no sabe dónde ni por qué está donde está. Sin embargo, después del episodio, su memoria vuelve a la normalidad. No obstante, la persona no recordará nada de lo que hizo durante la amnesia global transitoria.

Aún se desconocen las causas de la amnesia global transitoria, aunque se cree que puede estar relacionado con cuadros de migraña y traumas.

Otras causas de pérdida de la memoria

  • Problemas de la tiroides;
  • Abuso de bebidas alcohólicas y drogas ilícitas;
  • ACVs múltiples;
  • Traumas en la cabeza repetidos.

¿Qué hacer en caso de pérdida de la memoria?

En casos de personas con lapsus o episodios de pérdida de la memoria frecuentes, se recomienda buscar ayuda en las siguientes situaciones:

  • Episodios frecuentes e intensos, al punto de interferir en la rutina e independencia de la persona;
  • Cuando la pérdida de la memoria impide a la persona realizar sus actividades diarias, encontrar lugares conocidos, reconocer rostros conocidos o caminar, además de causar alteraciones en la coordinación motora y variaciones de humor;
  • Cuando los lapsus empeorar progresivamente a lo largo del tiempo;
  • Cuando la pérdida de la memoria y los olvidos ocurren en personas con más de 60 años.

Si usted o alguien que usted conoce presenta estos signos, puede ser señal de un problema neurológico grave. En estos casos, se recomienda consultar a un neurólogo.

Pérdida de la memoria reciente: qué puede causarlo y qué hacer al respecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *