¿Cómo calcular el peso ideal en el embarazo?

El peso ideal que se debe mantener en el embarazo varía mucho a lo largo de la gestación, por lo que se recomienda acudir constantemente con un ginecólogo. Hay diferentes maneras de calcular el peso ideal; sin embargo, esto no sustituye la atención recibida en las consultas médica. Una cosa cierta es que la mujer subirá de peso. Esto es algo necesario, ya que el cuerpo está creciendo y atravesando cambios, para poder proporcionar las mejores condiciones al bebé.

Este aumento de peso se puede explicar de la siguiente manera:

  • El bebé pesará alrededor de 3,5 kilos al nacer;
  • Debido al embarazo, el músculo que recubre el útero aumenta significativamente de tamaño, pasando de pesar 900 g a 1,2 kg o más;
  • La placenta, que nutre al bebé, pesa más o menos 700 g al final del embarazo – alcanzando 1 kg en algunos casos;
  • Los senos aumentan de tamaño, pudiendo pesar más de 400 g;
  • El volumen de sangre circulando por el cuerpo aumenta (entre 1,2 y 1,5 kg de sangre);
  • El organismo contiene más líquidos; entre ellos, el líquido amniótico (2 kg en total);
  • El cuerpo almacena aproximadamente 4 kg de grasa para garantizar energía durante la lactancia materna.

Tomando en cuenta estas cantidades, al final del embarazo, la mujer habrá aumentado 13 kg de peso. Este número es solamente una estimación; no obstante, el aumento de peso está fuertemente relacionado con el IMC de la mujer antes del embarazo

Calculando el IMC

Es necesario conocer el índice de masa corporal (IMC) antes del embarazo, pues, cuanto mayor sea el IMC antes de la gestación, menos peso deberá aumentar la mujer con el embarazo. El IMC se calcula en función de la altura y el peso antes de la gestación. Este valor se obtiene de la siguiente manera:

  1. Dividir el peso por la altura (p. ej. 55 kg / 1,70 m) = 32,35 kg/m.
  2. Dividir el resultado de la operación anterior por la altura. En este caso sería: 32,25 / 1,70 = 19 kg/m2. Este sería nuestro IMC.

Clasificación del IMC (según la OMS):

  • < 16 = Delgadez severa;
  • 16 a 17 = Delgadez moderada;
  • 17 a 18,5 = Delgadez leve;
  • 18,5 a <25 = Saludable (normopeso);
  • 25 a <30 = Sobrepeso;
  • 30 a <35 = Obesidad grado I;
  • 35 a <40 = Obesidad grado II (severa);
  • ≥ 40 = Obesidad grado III (mórbida).

El IMC antes del embarazo revela cuánto deberá engordar la embarazada. La recomendación es que las mujeres calculen su aumento de peso con base en el IMC pre-embarazo.

  • IMC inicial inferior a 18,5 à aumento de peso ideal: 13 a 18 kg;
  • IMC inicial entre 18,5 y 25 à aumento de peso ideal: 11 a 16 kg;
  • IMC inicial entre 25 y 30 à aumento de peso ideal: 7 a 11 kg;
  • IMC inicial superior a 30 à amento de peso ideal: 5 a 9 kg.

Observación: cuando la mujer tiene menos de 20 años, se recomienda aumentar el límite máximo de peso ideal para su IMC.

Es importante llevar una alimentación balanceada, para evitar la acumulación de grasa en exceso y que el bebé se desarrolle saludablemente. Se debe limitar el consumo de golosinas, pasteles, pan dulce, helado, entre otros alimentos poco nutritivos.

Cuando la mujer tiene un peso muy por debajo del recomendado, debe evitar embarazarse, por lo menos hasta alcanzar el peso mínimo normal, es decir, un IMC de 18,5 o superior. Debajo del peso normal, hay problemas de fertilidad y el bebé puede nacer muy pequeño.

Las embarazadas deben seguir las recomendaciones del obstetra y nutriólogo sobre la alimentación que deben llevar. Es importante conocer los alimentos que se pueden y no se pueden comer durante la gestación.

Normalmente, las mujeres embarazadas necesitan ingerir 2,000 calorías diarias, y 2,200 en los últimos tres meses del embarazo.  Estas calorías se deben obtener a través de una dieta balanceada, con frutas, verduras, legumbres, cereales y carnes.

Para más información, consulte a su nutriólogo y/o obstetra.

¿Cómo calcular el peso ideal en el embarazo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *