Síndrome de las piernas inquietas

Síndrome de las piernas inquietas: qué es, síntomas y tratamiento

¿Qué es el síndrome de las piernas inquietas?

El síndrome de las piernas inquietas es un trastorno neurológico caracterizado por una sensación de malestar en los miembros inferiores que provoca una necesidad incontrolable de mover las piernas. Los síntomas del síndrome de las piernas inquietas se manifiestan cuando la persona se encuentra en reposo, sobre todo a la hora de dormir.

Signos y síntomas

Queienes padecen el síndrome de piernas inquietas sienten un deseo muy fuerte de mover sus miembros inferiores junto con una sensación hormigueo, picazón o pérdida de sensibilidad en las piernas, entre la rodilla y el tobillo.

El paciente siente necesidad de mover el miembro para aliviar estos síntomas, que comienzan o empeoran durante periodos de reposo. También es frecuento que los síntomas se agraven durante la noche, antes de ir a la cama o después de acostarse.

Este trastorno es más común en mujeres. Los primeros síntomas generalmente aparecen entre los 27 y 41 años de edad, y tienden a empeorar en la tercera edad.

La necesidad de mover las piernas afecta la calidad del sueño, causando cansancio, somnolencia, irritación, dificultad de concentración y problemas de memoria. Además de esto, el síndrome de las piernas inquietas dificulta realizar viajes largos e idas al cinema, lo cual puede traer prejuicios significativos hacia la persona y afectar su calidad de vida.

Cerca del 30% de los casos de síndrome de las piernas inquietas es causado por factores genéticos. Otras causas incluyen falta de hierro, embarazo, abuso de estimulantes y bebidas alcohólicas, tabaquismo, uso de medicamentos antidepresivos y antipsicóticos, enfermedades renales y degenerativas, como el mal de Parkinson. En aproximadamente 30% de los casos, la causa del síndrome es desconocida.

Tratamiento

El síndrome de las piernas inquietas no tiene cura. Se trata de un trastorno neurológico crónico que no puede ser prevenido ni curado completamente. El tratamiento tiene como objetivo aliviar los síntomas y mejorar la calidad del sueño.

El tratamiento del síndrome de las piernas inquietas depende de la causa, frecuencia e intensidad de los síntomas, así como de la presencia o ausencia de dolor.

Para tratar el síndrome se emplean medicamentos y se adoptan medidas que contribuyen a amenizar los síntomas. También es importante identificar y apartar los factores que puedan empeorar el cuadro.

Como parte del tratamiento no medicamentoso del síndrome de las piernas inquietas se recomienda:

  • Evitar la privación del sueño, ya que el cansancio empeora el trastorno;
  • Reducir el consumo de bebidas alcohólicas, cafeína y otros estimulantes, como el cigarro (nicotina);
  • Si fuera posible, suspender el uso de medicamentos antidepresivos tricíclicos y bloqueadores de la captación de serotonina, así como antihistamínicos.
  • Practicar alguna actividad física regularmente, ya que esto ayuda a dormir mejor.

El tratamiento medicamentoso se realiza a base de anticonvulsivos, benzodiacepinas (calmantes) y medicamentos que estimulan la producción de dopamina.

La dopamina es un neurotransmisor que mueve los impulsos nerviosos y está presenten en menor cantidad en personas con síndrome de las piernas inquietas. Su disminución o falta en el organismo afecta los movimientos del cuerpo.

En casos de anemia (una de las causas del síndrome), se utilizan también suplementos de hierro y vitaminas.

Por medio de los medicamentos y medidas de control es posible amenizar el cuadro, aliviando así los síntomas y mejorando la calidad de vida del paciente.

El especialista indicado para tratar el síndrome de las piernas inquietas

Síndrome de las piernas inquietas: qué es, síntomas y tratamiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *