Narcolepsia

¿Qué es la narcolepsia y cuáles son sus síntomas?

¿Qué es la narcolepsia?

La narcolepsia es un trastorno de sueño cuyos principales síntomas son: somnolencia excesiva durante el día, cataplexia (pérdida de la fuerza muscular) y problemas en la fase de sueño profundo (REM). Las personas con narcolepsia no producen una proteína que mantiene el estado de alerta diurno, por lo que sienten un sueño incontrolable constante y pueden quedarse dormidos en cualquier momento y en cualquier lugar.

Signos y síntomas

Los síntomas de la narcolepsia también pueden incluir parálisis del sueño, alucinaciones y sueño repentino y profundo después de tener alguna alteración abrupta de emociones como un susto o una carcajada.

A pesar de ser un signo característico de la narcolepsia, la cataplexia sólo suele manifestarse después del surgimiento de la somnolencia diurna excesiva. Es común que la cataplexia sea confundida con desmayos o incluso epilepsia, ya que la persona presenta debilidad muscular y no es capaz de realizar movimiento alguno. Todo esto vuelve al diagnóstico de la narcolepsia aún más difícil.

La principal causa de narcolepsia es la falta de una proteína producida por el cerebro llamada hipocretina. Esta substancia es una de las principales responsables por mantener el estado de alerta diurno, es decir, mantener a la persona despierta.

La aparición de la narcolepsia está relacionada con factores genéticos, aunque los factores ambientales también parecen jugar un papel importante. La mayoría de los casos es esporádica y no tiene relación con la familia. Sin embargo, quien tiene algún pariente de primer grado con este trastorno posee cerca de 40 veces más probabilidades de desarrollar narcolepsia que quien no tiene.

Tratamiento

La narcolepsia no tiene cura, pero puede ser controlada. El tratamiento consta de medicamentos estimulantes y antidepresivos, que ayudan a disminuir la somnolencia excesiva e inhibir la cataplexia (debilidad muscular).

Los antidepresivos más eficaces para tratas la narcolepsia, sobre todo para el control de la cataplexia, son los tricíclicos, como la imipramina y la clomipramina, y los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, como la fluoxetina y la sertralina.

Los estimulantes (anfetaminas) actúan en el cerebro para intentar reproducir el efecto de la hipocretina, una proteína responsable de mantener el estado de alerta diurno y del cual carece quien padece de narcolepsia. Sin embargo, el efecto del medicamento no es el ideal. Se están realizando nuevos estudios para producir un medicamento capaz de estimula la producción de la hipocretina.

También es parte del tratamiento la terapia conductal. Tomar siestas programadas y mejorar la calidad del sueño puede ser muy útil para combatir el sueño incontrolable durante el día y aliviar la fatiga persistente.

El tratamiento de la narcolepsia es prolongado. El objetivo es controlar los síntomas, sobre todo la somnolencia y la cataplexia, de manera que el paciente mantenga una vida social, profesional y familiar normal.

El neurólogo especialista en trastornos de sueño es el profesional indicado para diagnosticar y tratar la narcolepsia.

¿Qué es la narcolepsia y cuáles son sus síntomas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *