Reflujo gastroesofágico

Reflujo gastroesofágico: qué es, síntomas y tratamiento

¿Qué es el reflujo gastroesofágico?

El reflujo gastroesofágico es el resultado del mal funcionamiento de la válvula que se encuentra entre el estómago y el esófago, que no se cierra adecuadamente y permite que el ácido del estómago suba hacia el esófago, provocando los siguientes síntomas:

Síntomas del reflujo

  • Acidez;
  • Regurgitación de ácido estomacal;
  • Dolor o quemazón en el pecho;
  • Ronquera;
  • Dificultad para deglutir;
  • Sensación de presión en la garganta, como si hubiese comida atorada;
  • Tos seca;
  • Mal aliento;
  • Esofagitis (inflamación del estómago).

En bebés, cuando el reflujo no mejora después de los 6 meses de vida, se considera una enfermedad y se caracteriza por síntomas como:

  • Dificultad para subir o bajar de peso;
  • Interrupción del crecimiento;
  • Esofagitis;
  • Apnea (interrupción de la respiración).

El reflujo laringofaríngeo ocurre durante el reflujo gastroesofágico, cuando la secreción ácida del estómago llega hasta la garganta o a la nariz. Los síntomas son:

  • Irritación en la garganta;
  • Quemazón y resequedad en la garganta;
  • Ronquera y tos, sobre todo durante la mañana.

En caso de presentar estos síntomas, por lo menos una o dos veces por semana, puede ser señal de que la persona padece de uno o ambos problemas, por lo que debe acudir con un gastroenterólogo.

Tratamiento

El reflujo gastroesofágico tiene cura y su tratamiento consiste en el uso de medicamentos, dieta, cambios en la alimentación y en el estilo de vida, además de cirugía, dependiendo del caso. El tratamiento farmacológico del reflujo incluye antiácidos y medicamentos que interrumpen la producción de ácido estomacal o favorecen el vaciado del estómago.

La cirugía es indicada cuando los medicamentos y los cambios en la alimentación y estilo de vida no dan resultado o cuando este tratamiento tiene que llevarse de por vida.

El tratamiento quirúrgico consiste en el fortalecimiento de la válvula responsable de impedir el reflujo, localizada en la boca del estómago. No se retira ninguna parte del estómago.

Algunos alimentos y bebidas que se deben evitar:

  • Café o cualquier otra bebida con cafeína;
  • Chocolate y alimentos ácidos;
  • Bebidas alcohólicas y bebidas gaseosas.

Algunas de las recomendaciones para aliviar y evitar el reflujo gastroesofágico:

  • No fumar;
  • No ingerir bebidas alcohólicas;
  • Perder peso, cuando sea necesario;
  • Reducir el tamaño de las comidas;
  • Evitar usar prendas ajustadas;
  • No dormir justo después de comer; esperar al menos 3 horas;
  • Elevar la cabecera de la cama.

Los medicamentos y el tratamiento del reflujo pueden ser prescritos por el gastroenterólogo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *