Sangre en la orina. ¿Qué puede causarlo?

La presencia de sangre en la orina, llamada hematuria, es una alteración del sistema urinario que puede hacerse visible a través del cambio del color de la orina, adquiriendo un tono rojizo (hematuria macroscópica).

En estos casos, la orina, además de cambiar de color, puede presentar coágulos en los casos más graves. También es posible detectar la presencia de sangre a través de exámenes de laboratorio, cuando la cantidad es menor.

Una gota de sangre es suficiente para cambiar el color de la orina. Las condiciones que pueden provocar sangre en la orina son diversas; algunas de ellas inofensivas, otras graves. Entre estas se encuentran:

  • Cálculo (piedra) en los riñones o uréteres (una de las principales causas que merece ser investigada);
  • Infecciones urinarias;
  • Cáncer en los riñones, de próstata o de vejiga (generalmente en personas mayores);
  • Hiperplasia benigna de la próstata (HCP);
  • Uretritis por enfermedades de transmisión sexual, como clamidia o gonorrea;
  • Enfermedad poliquística renal;
  • Enfermedades del glomérulo, como glomerulonefritis;
  •  Lupus eritematoso sistémico;
  • Anemia falciforme;
  • Traumas en la región del riñón, vejiga o próstata;
  • Procedimientos médicos en el tracto urinario, como biopsia de los riñones, biopsia de próstata, litotripsia, endoscopia urinaria, etc.;
  • Heridas de la uretra después del paso de la sonda vesical;
  • Cistitis radical (lesión de la vejiga por radioterapia);
  • Medicamentos (p. ej. Pyridium, rifampicina, ferintoína, nitrofurantoína, entre otros);
  • Tuberculosis urinaria;
  • Exceso de calcio en la orina;

Hematurias inofensivas:

  • Hematuria benigna familiar: Es común la presencia microscópica de sangre sin razón aparente. Generalmente, estas padecen de hematuria benigna familiar, una alteración genética en las membranas de los glomérulos que causan pérdida de sangre en la orina sin que esto acarre problemas.
  • Hematuria después de un esfuerzo físico: La hematuria después de un esfuerzo físico suele ser pasajera y desaparece después de algunos días de reposo. Cuando el paciente es joven y tiene buena salud, no hay necesidad de hacer una investigación profunda.

En caso de sangre en la orina, consulte a un médico (de preferencia un urólogo) para ser evaluado y recibir el tratamiento adecuado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *