¿Cuáles son los signos de un aborto espontáneo?

Los posibles signos y síntomas de un aborto espontáneo son:

  • Sangrado vaginal, con sangre de coloración viva u oscura;
  • Dolores abdominales o cólicos;
  • Salida de un coágulo de sangre o un chorro de líquido claro o rosado por la vagina;
  • Dolor en la columna lumbar (parte baja de la espalda);
  • Contracciones uterinas adoloridas;
  • Fiebre (aborto infectado).

Estos síntomas y señales también pueden variar de acuerdo con el tipo de aborto:

  • Amenaza de aborto:
    • Sangrado vaginal poco intenso o moderado;
    • Puede haber dolores abdominales, como cólicos, poco intensos;
    • Cuello del útero cerrado;
    • Volumen uterino concuerda con el tiempo de embarazo;
    • No hay señales de infección;
    • Examen de ultrasonido normal, feto vivo.
  • Aborto completo:
    • Ocurre generalmente antes de la octava semana de gestación;
    • La pérdida de sangre y los dolores disminuyen o acaban después de la expulsión del embrión;
    • El cuello del útero puede estar abierto;
    • El tamaño del útero es más pequeño de lo esperado para el tiempo de embarazo;
    • En la prueba de ultrasonido la cavidad uterina se muestra vacías o hay imágenes de coágulos;
  • Aborto inestable e incompleto:
    • Presenta sangrado mayor que en la amenaza de aborto;
    • La pérdida de sangre disminuye con la salida de coágulos o restos embrionarios;
    • Los dolores no suelen ser más fuertes que en la amenaza de aborto;
    • El cuello del útero está abierto;
    • El ultrasonido confirma el diagnóstico.
  • Aborto retenido:
    • Normalmente evoluciona con la regresión de los síntomas del embarazo;
    • Puede ocurrir sin los síntomas de amenaza de aborto;
    • El cuello del útero está cerrado;
    • No hay sangrado;
    • La prueba de ultrasonido muestra ausencia de vida o presencia del saco gestacional sin embrión;
  • Aborto infectado:
    • Fiebre;
    • Sangrado vaginal con olor fétido;
    • Dolores abdominales;
    • Expulsión de secreción con pus por el cuello del útero;
    • En muchos casos está asociado a manipulaciones del interior del útero a través de técnicas inadecuadas e inseguras;
    • Caso grave que debe ser tratado, independientemente de la vitalidad del feto.
    • Puede convertirse en peritonitis (infección generalizada del interior del abdomen).

De presentar cualquiera de estas señales de aborto, contacte inmediatamente a su ginecólogo o médico de cabecera o acuda a un servicio de urgencias.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *