¿Cuáles son los síntomas de la presión alta?

Los síntomas de la presión alta generalmente no aparecen hasta que la presión está muy elevada. Durante una crisis de hipertensión arterial, la persona puede sentir:

  • Dolor en el pecho;
  • Dolor de cabeza o en la nuca;
  • Mareo;
  • Zumbido en el oído;
  • Debilidad;
  • Visión borrosa o percepción de puntos brillantes en la visión;
  • Sangrado nasal.

El síntoma más común y específico de la presión alta es el dolor de cabeza y de nuca. Generalmente es un dolor palpitante, comienza en las primeras horas de la mañana y va desapareciendo a lo largo del día.

Es importante recordar que, en la mayoría de los casos, la hipertensión arterial no manifiesta síntomas. La enfermedad se va desarrollando lentamente, el organismo se va habituando a la presión alta y no emite señales de alerta.

Por eso, gran parte de los pacientes hipertensos no sienten absolutamente nada. Solamente en casos de hipertensión crónica habrá síntomas en los picos de presión alta, que son las crisis.

¿Cuáles son los síntomas de la hipertensión arterial maligna?

En estos casos, la presión arterial está muy elevada y las crisis agudas pueden durar minutos u horas. El paciente puede presentar:

  • Somnolencia;
  • Confusión mental;
  • Trastorno visual;
  • Náusea y vómito;
  • Dolor de cabeza;
  • Ansiedad;
  • Palpitación;
  • Sudor frío;
  • Palidez;
  • Temblor de manos;
  • Dolor en el pecho.

La presión alta provoca alteraciones en los vasos sanguíneos y en el músculo del corazón, pudiendo causar un derrame cerebral (AVC), infarto, muerte súbita, insuficiencia renal y cardiaca, entre otras complicaciones.

El control de la hipertensión es fundamental para prevenir tales complicaciones. El tratamiento de la presión alta y el monitoreo del paciente deben ser realizados por el cardiólogo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *