Niveles alterados de TGO (AST) y TGP (ALT): ¿Qué puede ser?

Los niveles altos o bajos de TGO (AST) y TGP (ALT) pueden tener diferentes causas. Las principales enfermedades que causan aumento de las transaminasas (TGO y/o TGP) son:

  • Necrosis aguda de células del parénquima, que puede ocurrir principalmente por:
    • Hepatitis virales (elevación de 20 a 100 veces);
    • Hepatitis alcohólica;
    • Hepatitis medicamentosa (lesión del hígado por drogas y medicamentos – generalmente paracetamol);
  • Congestión:
    • Hepatitis isquémica;
    • Cáncer hepático primario o metastático;
    • Cirrosis hepática;
    • Esteato-hepatitis;
  • Enfermedades musculares;
  • Infarto agudo de miocardio;
  • Pancreatitis aguda;
  • Injuria intestinal (cirugía, infarto);
  • Injuria por irradiación local (radioterapia);
  • Infarto pulmonar;
  • Infarto cerebral;
  • Anemia hemolítica;
  • Quemaduras;
  • Eclampsia.

En raras ocasiones, estas alteraciones pueden ser provocadas por la enfermedad de Wilson, hemocromatosis, deficiencia de alfa-1-antitripsina y hepatitis inmune.

El aumento de los valores en hasta tres meses tiene causas inespecíficas. Puede indicar una lesión en diferentes órganos (excluyendo al hígado), como lesiones musculares e hipotiroidismo, o lesiones en las vías biliares. Los valores superiores a 160 U/L indican gran probabilidad de enfermedad hepática. Ya los valores superiores a 1000 U/L suelen ser causados por hepatitis virales, isquémicas o por drogas.

Por otra parte, la disminución de las transaminasas puede ocurrir por:

Además del valor absoluto de las transaminasas, es importante comparar la relación entre los valores de TGO y TGP (TGO÷TGP); el índice normal es de 0,7 a 1,4. El valor de esta relación podrá estar:

  • Alto en casos de:
    • Hepatotoxicidad por drogas (> 2);
    • Hepatitis alcohólica (> 2 altamente sugestiva, pudiendo llegar a 6,0);
    • Cirrosis (1,4 a 2,0);
    • Colestasis intrahepática (> 1,5);
    • Carcinoma hepatocelular;
    • Hepatitis crónica (levemente aumentada: 1,5)
  • Bajo en casos de:
    • Hepatitis viral aguda (valores de TGO de 3 a 5 veces el límite superior normal);
    • Colestasis extrahepática (normal o un ligeramente baja: 1,3).

Cabe resaltar que es posible tener una enfermedad hepática crónica y presentar niveles de transaminasas normales. Esto en común, por ejemplo, en casos de hepatitis C. Por lo tanto, la ausencia de alteraciones en la TGO y TGP no descarta la presencia de enfermedades en el hígado.

Consulte a un médico para analizar los resultados de los exámenes y dar seguimiento a los problemas médicos.

Niveles alterados de TGO (AST) y TGP (ALT): ¿Qué puede ser?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *