Tipos de anemia. Anemia ferropénica. Anemia falciforme.

¿Cuáles son los tipos de anemia y sus síntomas?

Los principales tipos de anemia son la ferropénica, hemolítica, falciforme, microcítica, sideroblástica, de Fanconi, perniciosa, aplasia medular, aplásica y megaloblástica. Los síntomas pueden incluir debilidad, dolor de cabeza, irritabilidad, cansancio, dificultad para realizar actividad física, entre otros.

Las anemias se caracterizan por la disminución de la cantidad de glóbulos rojos o de hemoglobina dentro de los glóbulos rojos de la sangre, también conocidos como eritrocitos o glóbulos rojos.

La hemoglobina es una proteína de color rojo que se une al oxígeno, permitiendo que los glóbulos rojos transporten este gas hacia los tejidos del cuerpo.

Por ello, los síntomas de la anemia están relacionadas a la falta de oxigenación del cuerpo, ya que estas personas tienen menos hemoglobina o glóbulos rojos en la circulación sanguínea.

Anemia ferropénica

La anemia ferropénica es causada por la deficiencia de hierro y el tipo más común de anemia. Puede ocurrir en niños y adultos, aunque es también bastante frecuente durante el embarazo.

Los principales síntomas de la anemia ferropénica incluyen: cansancio, aumento de la frecuencia cardiaca, palpitaciones, falta de apetito, falta de ánimo, falta de atención, bajo rendimiento escolar, falta de aire al realizar esfuerzo, dolor abdominal, antojo por cosas extrañas (tierra, madera), caída del cabello, lengua lisa, uñas quebradizas, heridas en los lados de la boca, palidez, entre otros.

Anemia hemolítica

La anemia hemolítica es un tipo de anemia provocada por la destrucción precoz de los glóbulos rojos, lo cual imposibilita a la médula ósea reponer estas células adecuadamente. Algunas personas con anemia hemolítica pueden no presentar síntomas. No obstante, cuando estos se manifiestan, pueden incluir: cansancio, falta de aire, palidez, ictericia (piel y ojos amarillos), incomodidad y sensación de barriga hinchada.

Se trata de una enfermedad autoinmune, en la que el sistema inmunológico de la persona produce anticuerpos que atacan los glóbulos rojos del propio cuerpo, destruyendo esas células. Puede ocurrir debido al uso de ciertos medicamentos, factores genéticos, procesos crónicos y agudos, respuesta inadecuada del sistema inmunológico, picaduras de cobra, problemas en la coagulación sanguínea, reacciones tras una transfusión de sangre y malaria.

Anemia falciforme

La anemia falciforme tiene causas hereditarias. Los pacientes con este tipo de anemia tienen los glóbulos rojos en forma de media luna. Esta alteración perjudica el transporte de oxígeno, causando complicaciones.

Entre los signos y síntomas de la anemia falciforme están las crisis de dolor, dolor en las articulaciones, palidez, cansancio, ictericia (piel y ojos amarillos), atraso en el crecimiento y heridas en las piernas.

Anemia microcítica

La anemia microcítica se caracteriza por la disminución de la cantidad de hemoglobina entre los glóbulos rojos. Puede ocurrir en casos de inflamaciones crónicas, otros tipos de anemia (ferropénica, sideroblástica), falta de hierro, talasemia, intoxicación por aluminio o falta se zinc.

Las personas con este tipo de anemia pueden presentar cansancio, palidez, diarrea, aumento del ritmo cardiaco, debilidad, dolor de cabeza y mareos.

Anemia sideroblástica

La anemia sideroblástica ocurre debido a una acumulación de hierro en ciertas células de la médula ósea, que es responsable de la producción de las células de la sangre. Como resultado, la producción de hemoglobina se ve perjudicada y es insuficiente.

Los signos y síntomas de la anemia sideroblástica pueden incluir debilidad, aumento de la frecuencia cardiaca, palidez y dificultad para respirar.

Anemia de Fanconi

La anemia de Fanconi tiene también causas hereditarias y se caracteriza por la disminución de la cantidad de células sanguíneas (glóbulos rojos, blancos y plaquetas). Los niños con este tipo de anemia nacen con malformaciones en la médula, en el sistema urinario y presentan atrasos en el desarrollo.

La anemia de Fanconi puede causar palidez, cansancio, aumento del ritmo cardiaco, dolor de cabeza, dolor muscular, falta de aire, facilidad para desarrollar infecciones, tendencia a presentar sangrados y hematomas.

Anemia perniciosa

La anemia perniciosa ocurre debido a la incapacidad del organismo de absorber la vitamina B12 proveniente de los alimentos. Esta vitamina se encuentra en carnes (rojas y blancas) y huevos. La falta de vitamina B12 provoca una reducción de la cantidad de glóbulos rojos en la sangre.

Los signos y síntomas de este tipo de anemia incluyen problemas en el desempeño mental, falta de memoria, hormigueo en las manos y en los pies, alteraciones en el equilibrio, debilidad, aumento de la frecuencia cardiaca, dificultad para respirar, dolor de cabeza, dolores musculares, predisposición para desarrollar infecciones, sangrados y palidez.

Aplasia medular

Este tipo de anemia afecta la médula ósea y la sangre. Puede ser causada por factores hereditarios o ser desencadenada por el contacto con materiales tóxicos, quimioterapia o bien determinadas enfermedades.

La aplasia medular puede causar palidez, cansancio, aumento de la frecuencia cardiaca, dolor de cabeza, predisposición a desarrollar infecciones, sangrados y hematomas.

Anemia aplásica

La anemia aplásica es un tipo grave y raro de anemia, hereditario y caracterizado por la disminución de la producción de glóbulos rojos por la médula ósea. Las personas con anemia aplásica desarrollan anticuerpos que atacan las células jóvenes de la médula ósea, causando la destrucción de las mismas.

Los signos y síntomas de este tipo de anemia pueden incluir facilidad para presentar hematomas y sangrados, cansancio, predisposición a infecciones, falta de apetito, pérdida de peso, palidez y aumento del ritmo cardiaco.

Anemia megaloblástica

En la anemia megaloblástica los glóbulos rojos tienen un tamaño mayor al normal. Puede ser causada por la falta de vitamina B12, ácido fólico o cobre y el uso de ciertos medicamentos.

La anemia megaloblástica puede causar cansancio, palidez, diarrea, taquicardia y debilidad.

El tratamiento de las anemias depende del tipo de anemia y puede realizarse a través de la alimentación, uso de medicamentos y transfusión de sangre, en los casos más graves.

¿Cuáles son los tipos de anemia y sus síntomas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *