Tipos de ETS, sus síntomas y cómo tratarlas

Existen cerca de 12 tipos de ETS (enfermedades de transmisión sexual), la gran mayoría provocada por virus y bacterias. Los principales síntomas de las ETS son picazón y dolor en la zona de la infección. Sin embargo, algunas ETS no manifiestan síntomas y las señales pueden variar de acuerdo al tipo de enfermedad.

SIDA (síndrome de la inmunodeficiencia humana adquirida)

El sida es la fase final de la infección por el VIH, que ataca las células del sistema inmunológico, dejando al organismo de la persona sin condiciones de defenderse contra otras enfermedades. Sin las defensas naturales del cuerpo, comienzan a surgir diversas enfermedades, llamadas infecciones oportunistas.

Los síntomas iniciales son: fiebre entre 38 y 40 grados, dolor de cabeza, dolor en las articulaciones, aumento de los ganglios, principalmente en la región del cuello, detrás de las orejas y axilas, tos y dolor de garganta, náusea, diarrea, disminución del apetito, pérdida de peso (5 kg como media), cansancio y enrojecimiento de la piel.

A pesar de ser un tipo de ETS, el sida no provoca síntomas en los órganos genitales. Cabe recordar que los síntomas de esta enfermedad pueden tardar meses o años en manifestarse.

Sífilis

La sífilis es una ETS causada por la bacteria Treponema pallidum, muy diseminada entre personas jóvenes. La enfermedad puede manifestarse de diversas formas, dependiendo de su etapa. Si no es tratada, puede durar años e tornarse más grave con el paso del tiempo.

Síntomas: La primera señal es una herida que surge en el pene o en la vulva. La herida no provoca dolor y desaparece incluso sin tratamiento. La persona cree estar curada pero la bacteria continúa presente en la sangre. Después de algunos meses aparecen manchas en el cuerpo, que también se resuelven espontáneamente. Con el paso de los años, la sífilis puede causar lesiones en la piel, ceguera, enfermedades neurológicas, óseas y cardiovasculares, pudiendo llevar a la muerte.

Chancro blando (chancroide)

ETS causada por la bacteria Haemophilus ducreyi; es más común en regiones tropicales.

Síntomas: El chancro blando o chancroide se caracteriza por la aparición de una o más heridas dolorosas en los genitales, con pus y olor desagradable. Otras heridas pueden surgir cuando la persona se rasca. Algunas semanas después, suelen aparecer bultos dolorosos en la ingle. El periodo de incubación del chancro blanco es de 3 a 5 días.

Condiloma acuminado

También conocido como verruga genital, esta enfermedad es causada por el VPH (virus del papiloma humano).

Síntomas: Malestar o dolor abdominal en la parte baja del vientre, dolor durante la relación sexual, fatiga, vómito y fiebre.

Glaucoma inguinal (donovanosis)

Esta enfermedad es causada por la bacteria Kleibsiella granulomatis que afecta principalmente la piel y las mucosas de las regiones genitales, ingle y ano, causando úlceras y desnutrición de la piel infectada.

Síntomas: Después de la infección, surge una lesión que se transforma en una herida o en un bulto rojo. La herida sangra fácilmente y puede afectar grandes áreas, comprometiendo la piel alrededor y favoreciendo la infección por otras bacterias.

Gonorrea e infección por clamidia

La gonorrea ETS causadas por las bacterias Neisseria gonorrhoeae y Chlamydia trachomatis. Surgen juntas en la mayoría de los casos, causando infección en órganos genitales, garganta y ojos.

Síntomas: Gran parte de las mujeres infectadas no presenta síntomas. Cuando surgen, pueden causar dolor al orinar o dolor en la parte baja del vientre, secreción amarillenta, dolor o sangrado durante las relaciones sexuales. En los hombres, puede provocar ardor al orinar, secreción o pus y dolor en los testículos.

Hepatitis virales

Son causadas por virus que provocan inflamación del hígado (hepatitis).

Síntomas: En la mayoría de los casos, las hepatitis no provocan síntomas. Cuando se manifiesta, la enfermedad suele estar ya avanzada, pudiendo haber fiebre, debilidad, dolor abdominal, náuseas, vómito, pérdida del apetito, orina oscura, ictericia (ojos y piel amarillentos), heces pálidas.

Herpes genital

ETS provocada por un virus que ataca los órganos genitales y el ano.

Síntomas: Al inicio, surgen ampollas muy pequeñas en grupos, localizadas principalmente en la vulva, pene o alrededor del ano. Las ampollas se revientan cuando la personas las rasca, causando pequeñas heridas. Puede causar escurrimiento y dificultades para orinar, tanto en hombres como mujeres. El herpes genital desaparece y reaparece después de algún tiempo, usualmente en la misma zona. La enfermedad sólo es transmitida cuando la persona presenta los síntomas.

Infección por HTLV

Enfermedad sexual causada por el virus T-linfotrópico humano (HTLV) que afecta a los linfocitos T (células de defensa).

Síntomas: La infección por el HTLV provoca síntomas en la mayoría de las personas infectadas. Sin embargo, una pequeña parte de estas personas podrá desarrollar enfermedades asociadas al virus, que pueden atacar el sistema nervioso, los ojos, la piel y el aparato urinario.

Linfogranuloma venéreo (LGV)

DST causada por Chlamydia trachomatis, que afecta los genitales y los ganglios linfáticos de la ingle.

Síntomas: Los primeros síntomas son fiebre, dolor muscular, presencia de un bulto en la ingle y una herida pequeña en los genitales. La herida normalmente no causa dolor y puede pasar desapercibida. Cerca de 7 a 30 días después, los bultos aumentan de tamaño y se rompen eliminando pus. Si la enfermedad es adquirida por sexo anal, puede provocar dificultar para defecar debido a la hinchazón de los ganglios de la parte interna del ano.

Tricomoniasis

Este tipo de ETS no es causado por virus o bacterias, sino por el protozoario Trichomonas vaginalis. Es más común en mujeres.

Síntomas: Secreción amarillenta y con mal olor, picazón e irritación en la vagina, dolor durante la relación sexual.

Para saber si usted tiene alguna ETS, observe si su cuerpo presenta alguno de los síntomas presentados. De ser así, acuda al médico para ser examinado y comuníquelo a su pareja.

Algunas ETS pueden no manifestar síntomas y pueden traer grandes complicaciones si no son detectadas y tratadas a tiempo, como infertilidad, cáncer o incluso la muerte. Por eso es importante prevenirlas usando siempre preservativos en todas las relaciones sexuales.

Tratamiento

Todas las ETS tienen cura, con excepción del sida y el herpes genital. El tratamiento de las ETS (enfermedades de transmisión sexual) varía dependiendo de la enfermedad y puede incluir antibióticos, antifúngicos, pomadas e incluso cirugías.

Las ETS que no tienen cura necesitan de cualquier manera ser tratadas para calmar los síntomas y mantener la enfermedad bajo control.

Entre las ETS más comunes están la candidiasis, el herpes genital, el VPH, la sífilis, la tricomoniasis, la uretritis, la hepatitis B y el sida. Todas estas enfermedades pueden ser transmitidas a través de relaciones sexuales desprotegidas, es decir, sin uso de preservativo.

Posibles complicaciones de las ETS

Si no son diagnosticadas y tratadas adecuadamente, las ETS pueden causar complicaciones graves que pueden incluso llevar a la muerte. Algunas complicaciones incluyen:

  • Esterilidad (en hombres y mujeres);

  • Inflamación en los genitales masculinos, que puede causar impotencia;

  • Inflamación en el útero, en las trompas y en los ovarios, que puede convertirse en una infección generalizada (sepsis) y llevar a la muerte;

  • Riesgo mayor de cáncer de útero y de pene.

En mujeres embarazadas, algunas ETS pueden causar aborto, nacimiento prematuro, malformaciones fetales, muerte del bebé en el vientre de la madre o después del nacimiento.

Además de las complicaciones, las ETS facilitan la transmisión sexual del virus VIH. La única dorma de prevenirse contra una ETS es mediante el uso del condón en todas las relaciones sexuales.

Es importante recordar que los síntomas de las ETS pueden demorar semanas o incluso años en manifestarse. En caso de exposición de riesgo, como una relación sexual sin preservativo, se debe acudir a un centro de salud para ser evaluado y recibir el tratamiento adecuado.

 

Tipos de ETS, sus síntomas y cómo tratarlas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *