Tipos de trastornos de personalidad

Tipos de trastornos de personalidad y sus características

Tipos de trastornos de personalidad

Los trastornos de personalidad pueden clasificarse en 8 tipos: paranoide, esquizoide, antisocial, emocionalmente inestable (impulsivo, borderline), histriónico, obsesivo-compulsivo (TOC), evitativo (TPE) y dependiente.

Estos trastornos pueden dividirse, a su vez, en tres grupos:

Grupo A: paranoides, esquizoides y esquizotípicos. Estos individuos con considerados “excéntricos” y “raros”.

Grupo B: antisociales, fronterizos, histriónicos y narcisistas. Estas personas tienen personalidad dramáticas, emotivas y volubles.

Grupo C: incluye a los dependientes, evitativos y a los obsesivo-compulsivos. Son personas muy ansiosas y con tendencia al miedo.

Trastorno de personalidad paranoide

Son desconfiados y sospechan de otros, interpretando las intenciones de otros como maliciosas. Creen que están siendo explotados, maltratados o engañados, suelen tener dudas infundadas de la lealtad o confiabilidad de otras personas. La falta de confianza en otros también se debe a un miedo irracional de que puedan usar información contra ellos.

Por otra parte, buscan significados ocultos en comentarios o acontecimientos inofensivos, que, desde su perspectiva, son humillantes o amenazantes para su persona.

Estas personas suelen ser rencorosas e intolerantes a cualquier tipo de insulto o broma. Reaccionan agresivamente cuando se sienten atacadas, por más inofensiva que sea la situación e incluso si la otra persona no tuvo la intención de ofender.

Asimismo, suelen tener dudas de la fidelidad de su pareja.

Trastorno de personalidad esquizoide

Se caracteriza por una falta de emociones y por el distanciamiento de las relaciones sociales, evitando relaciones íntimas y sin querer formar una familia.

Estas personas prefieren realizar actividades solas y raramente sienten gusto por lo que hacer. No suelen tener amigos cercanos, a no ser que sean sus parientes de primer grado.

Por otra parte, no reaccionan a las críticas ni a los elogios y se muestran fríos y poco afectivos.

Trastorno de personalidad esquizotípica

Este trastorno de personalidad afecta las relaciones sociales e interpersonales, ya que provoca una pobre capacidad para tener relaciones síntomas.

Estas personas presentan distorsiones en la cognición o percepción, así como un comportamiento o apariencia excéntrica, creencias extrañas o bien pensamientos fantasiosos que interfieren en su comportamiento, volviéndolos inadaptados en su entorno sociocultural.

Asimismo, pueden tener alucinaciones, un discurso atípico, desconfianza y manifestar poco afecto. Presentan una gran ansiedad social, que permanece incluso después de familiarizarse con las personas. Esta reluctancia para socializar suele estar relacionada a miedos paranoides y no a una visión negativa de sí mismos.

Trastorno de personalidad antisocial

Se caracteriza por la falta de respeto a los derechos de los demás. Estas personas no pueden adecuarse a las reglas de la sociedad, por lo que suelen cometer ilícitos repetidamente.

La irritabilidad y la agresividad son características que resaltan, lo cual implica una tendencia a verse envuelto en riñas y peleas físicas. Asimismo, muestran poco interés por la seguridad personal y la de otras personas.

Presentan una tendencia a engañar, mentir, usar identidades falsas o aprovecharse de otros para lograr sus objetivos personales. Cuando dañan a alguien no presentan arrepentimiento y actúan con indiferencia o intentan justificar sus acciones.

Son personas inestables, por lo que fracasan constantemente en sus trabajos o en el manejo de sus recursos financieros.

Trastorno de personalidad borderline

Presentan inestabilidad en sus relaciones personales, autoimagen y afectividad. Son muy impulsivos y se esfuerzan mucho por no ser abandonados, ya sea en el mundo real o en su imaginación.

Sus relaciones con otras personas suelen ser intensas y poco estables, alternando entre periodos de idealización y desvalorización. Las personas borderline presentan trastornos de identidad, con mucha inestabilidad en su concepto de “yo”.

La impulsividad suele enfocarse en áreas que pueden ser perjudiciales para la persona.

Por otra parte, pueden presentar comportamientos o amenazar con suicidarse frecuentemente o bien presentar comportamientos de autolesión.

En términos de afectividad, son inestables, pues presentan un humor sumamente cambiante. Al mismo tiempo, pueden manifestar sentimientos de vacío crónicos y dificultad para controlar su ira.

Trastorno de personalidad histriónica

Presentan una emotividad exagerada y buscan constantemente la atención de los demás. Cuando no son el centro de atención, se sienten incómodos.

Su comportamiento con relación a los demás suele ser inadecuado, muchas veces seductor o sexualmente provocativo, usando frecuentemente la belleza y su cuerpo para llamar la atención.

Suelen ser extremistas en su discurso, aunque en ocasiones sin dar demasiados detalles. Son personas dramáticas, que expresan sus emociones exageradamente. Asimismo, son fácilmente influenciados por otras personas y consideran sus relaciones con otros más cercanas de lo que realmente son.

Trastorno de personalidad narcisista

Los narcisistas manifiestan comportamientos y delirios de grandeza y una necesidad excesiva de ser admirados.

Son personas con ideas exageradas sobre sí mismas, se consideran importantes y quieren ser reconocidos, exagerando sus logros y talentos.

El trastorno de personalidad narcisista se caracteriza, además, por fantasías de éxito, inteligencia, poder y belleza ilimitados o bien un amor ideal.

Los narcisistas creen que son especiales y únicos y solamente pueden ser comprendidos o deben asociarse a personas superiores. Muestran arrogancia e insolencia en sus actos y comportamientos. Asimismo, esperan recibir tratamientos especiales y que los demás obedezcan sus órdenes y sigan sus deseos.

En sus relaciones personales, son explotadores, buscando aprovecharse de otros para alcanzar sus objetivos. También demuestran falta de empatía, es decir, no se identifican con los sentimientos de otros ni reconocen las necesidades ajenas.

Asimismo, suelen sentir envidia de otros o creen que otros los envidian.

Trastorno de personalidad dependiente

Las personas con este trastorno tienen una necesidad excesiva de protección en todos los aspectos, llevando a un comportamiento sumiso y con miedo a la separación. Necesitan que otros asuman el control sobre las áreas más importantes de su vida.

Cuando están solos, se sienten desamparados, e incómodos, ya que creen que son incapaces de cuidarse solos. Manifiestan preocupaciones y miedos irracionales de ser abandonados y quedar solos. Por otra parte, presentan dificultades para tomar decisiones en su día a día y buscan siempre la opinión y aprobación de otros. Tienen problemas para manifestar opiniones contrarias a las de los demás, debido al miedo de perder la aprobación o el apoyo.

Debido a su falta de autoestima, difícilmente tienen iniciativa para comenzar proyectos o realizar cosas solos. No les falta voluntad, motivación ni energía, sino que se creen incapaces.

Pueden ofrecerse para hacer cosas extremas y desagradables, solamente para recibir apoyo y cariño.

Las personas con este tipo de trastorno buscan rápidamente una nueva relación tras terminar una, para obtener compañía y cariño.

Trastorno de personalidad por evitación (TPE)

Son tímidos, con sentimientos de inadecuación o sensibilidad excesiva a opiniones negativas. Por ello, evitan actividades que tengan contacto directo con otras personas, por miedo a ser criticados o rechazados.

Difícilmente establecen vínculos con otros antes de asegurarse de las intenciones de esa otra persona. Son reservados en sus relaciones afectivas debido al miedo de ser ridiculizadas o pasar vergüenza.

Las personas con este tipo de trastorno se consideran socialmente ineptos, sin cualidades personales o que son inferiores.

El miedo excesivo a pasar vergüenza también hace que eviten comenzar nuevas actividades o asumir riesgos.

Trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)

Los obsesivos compulsivos se preocupan demasiado por la organización y son perfeccionistas. Estas personas se preocupan mucho por los detalles, las reglas, el orden, la organización y pierden el objetivo principal de sus tareas.

Su perfeccionismo interfiere en la realización de sus actividades. Son personas muy dedicadas al trabajo y a la productividad, dejando de lado el convivio social, el placer y los amigos.

Los obsesivos compulsivos son muy escrupulosos y estrictos en temas morales y éticos. Por otra parte, tienen una tendencia a guardar objetos que ya no sirven para nada, aun si no guardan ningún vínculo emocional con ellos.

No les gusta trabajar en equipo ni delegar tareas, excepto en casos en que las cosas se hacen tal como ellos quieren. También ven el dinero que como algo que debe guardarse para una emergencia y por ello gastan siempre lo mínimo posible.

 

Hay también personas con trastornos mixtos de personalidad, con características de varios tipos de trastornos de personalidad.

El psiquiatra es el especialista indicado para diagnosticar y orientar el tratamiento de los trastornos de personalidad.

Tipos de trastornos de personalidad y sus características

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *