Trastorno desintegrativo de la infancia

Trastorno desintegrativo de la infancia: síntomas y tratamiento

Síntomas

El trastorno desintegrativo infantil forma parte de los trastornos del espectro autista. Los síntomas comienzan a manifestarse antes de los 10 años, después de un periodo de desarrollo normal, que ocurre por lo menos hasta los 2 años de vida.

Los niños que padecen este trastorno inicialmente no presentan problemas en su desarrollo, pudiendo comunicarse verbal y corporalmente sin problemas y manifestando comportamientos apropiados para su edad.

Sin embargo, antes de los 10 años, comienzan a mostrar una pérdida importante de sus habilidades lingüísticas, sociales e incluso fisiológicas (control de los esfínteres y movimientos).

Entre los signos y síntomas que pueden aparecer se encuentran:

  • Alteraciones en los comportamientos no verbales;
  • Dificultad para relacionarse con otras personas;
  • Falta de apertura social y emocional;
  • Falta de respuesta ante muestras de cariño;
  • Contacto visual escaso;
  • Pérdida de la capacidad para comenzar o mantener una conversación;
  • Pérdida de la capacidad para interpretar gestos;
  • Lenguaje repetitivo;
  • Falta de imaginación;
  • Intereses y actividades repetitivas y estereotípicas;
  • Alteraciones motoras.

Tratamiento

El tratamiento del trastorno desintegrativo de la infancia debe iniciarse cuanto antes para favorecer la adaptación del niño y compensar sus limitaciones, disminuyendo o impidiendo la aparición de nuevos atrasos.

En la mayoría de los casos, esta condición es abordada desde un enfoque psicológico, social y educacional. El objetivo es mejorar las habilidades lingüísticas y sociales del niño y reducir sus comportamientos desadaptados.

Trastorno desintegrativo de la infancia: síntomas y tratamiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *