trastorno de identidad disociativo

Trastorno de identidad disociativo: causas, síntomas y tratamiento

Causas del trastorno de identidad disociativo

Hasta este momento, no se sabe con exactitud cuáles son las causas del trastorno de identidad disociativo, aunque se cree que puede tener su origen en traumas sufridos durante la infancia. Esta premisa parte de la hipótesis de que durante el evento traumático la persona realiza una disociación mental para protegerse, en situaciones en las que no puede defenderse ni huir. Cuando los traumas son frecuentes, este mecanismo de defensa puede desencadenar el trastorno de personalidad múltiple.

Es necesario haber sufrido varios traumas graves, de manera recurrente, en cualquier fase de la vida, para que la persona desarrolle el trastorno de identidad disociativo.

No obstante, las personas que desarrollan personalidad múltiple muchas veces pasan por estos eventos traumáticos antes de los 7 años.

Por lo tanto, el trastorno de identidad disociativo es un mecanismo de defensa de la mente para enfrentar situaciones que serían insoportables para la persona.

Signos y síntomas

Los síntomas del trastorno de identidad disociativo se caracterizan por la aparición de dos o más personalidades distintas, que muchas veces no tienen conocimiento la una de las demás.

Las personas con este trastorno suelen tener, en promedio, de 10 a 15 personalidades distintas. Los síntomas pueden incluir, además, alucinaciones, pérdida de la memoria y dificultad de concentración.

Las identidades pueden estar tan disociadas que pueden llegar a no identificar a los miembros de la familia, la propia casa, el trabajo, los colegas, los amigos y mostrar características totalmente opuestas a las de la personalidad principal del individuo.

Las personalidades pueden tener características muy distintas, incluso en el sexo, en la raza y en la edad. El vocabulario usado por estas puede ser muy variado, pudiendo incluso manejar diferentes acentos y habilidades como, por ejemplo, algunas pueden ser zurdas y otras diestras.

Amnesia

Uno de los signos más frecuentes del trastorno de identidad disociativo es la pérdida de la memoria por periodos indefinidos de tiempo. Esto ocurre porque cuando una personalidad está en el control, la otra no procesa lo que está ocurriendo y cuando recobra la consciencia no recuerda lo que ocurrió.

Sin embargo, en algunos casos no hay amnesia y las personalidades pueden tener conocimiento una de otra. En estos casos, la persona puede dividir la memoria entre las diferentes identidades, aunque cuando una personalidad tiene el control del cuerpo, las demás no pueden influenciar el comportamiento.

Otros trastornos mentales

Las personas con trastorno disociativo de identidad pueden presentar otros trastornos psicológicos derivados de la personalidad múltiple, como depresión, ataques de pánico, psicosis, tendencias suicidas, fobias, entre otros.

Trastorno disociativo de identidad versus esquizofrenia

A pesar de que muchas veces son confundidos, la esquizofrenia y el trastorno de personalidad múltiple no tienen ninguna relación entre sí y son enfermedades completamente diferentes.

La principal diferencia entre ambas es la aparición de las diferentes personalidades que ocurre en el trastorno disociativo. En la esquizofrenia el paciente puede tener crisis extremas de humor, pero en todas ellas su personalidad será la misma. En el trastorno de personalidad múltiple, en cambio, los extremos de humor son muy diferentes, con personalidades distintas, como si se tratara de personas diferentes.

El diagnóstico del trastorno de identidad disociativo es difícil. El especialista responsable de identificar la enfermedad y prescribir el tratamiento es el psiquiatra.

Diagnostico

Para poder diagnosticar el trastorno de identidad disociativo, la persona debe presentar necesariamente al menos dos personalidades diferentes. Esto significa que el comportamiento y los pensamientos esperados de este individuo son contrastantes en diferentes situaciones.

Además, estas personalidades deben tomar el control de la consciencia y del cuerpo en determinados periodos. Cabe recordar que los síntomas no deben estar relacionados al consumo de alcohol, medicamentos, drogas u otras sustancias.

Tratamiento

El tratamiento consiste en el uso de medicamentos psiquiátricos y psicoterapia. Al igual que en los trastornos mentales y de personalidad, el tratamiento puede tomar años y los resultados no siempre son satisfactorios.

El papel de la psicoterapia es fundamental en el éxito del tratamiento de identidad disociativo, pues permite reducir las crisis en que ocurren los cambios de personalidad.

El objetivo es ayudar a la persona a identificar su problema, cambiar sus comportamientos, vigilar su inestabilidad y desarrollar autocontrol.

No obstante, si el paciente muestra resistencia para aceptar el tratamiento psicoterapéutico, los resultados y los cambios de personalidad pueden ser muy limitados.

Los medicamentos sirven para tratar y controlar otros trastornos psiquiátricos que puedan estar asociados a la personalidad múltiple, como ataques de pánico, tendencias suicidas, depresión, ansiedad, entre otros.

Trastorno de identidad disociativo: causas, síntomas y tratamiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *