Trastorno oposicionista desafiante (TOD): causas, síntomas y tratamiento

Causas del trastorno oposicionista desafiante

El trastorno oposicionista desafiante no tiene una causa específica. Se cree que el origen de este trastorno se debe a una combinación de factores psicológicos, ambientales y predisposición genética.

Entre los factores que favorecen el desarrollo de este problema están:

Características del niño

Mal carácter, inestabilidad emocional, alteraciones de humor y trastornos en el desarrollo neurológico.

Características de los padres

Agresividad, abuso de alcohol y otras sustancias, trastornos mentales, paternidad o maternidad precoces, actitudes autoritarias o muy permisivas.

Relaciones familiares

Negligencia, violencia intrafamiliar, falta de disciplina, incoherencia a la hora de disciplinar y disciplina impulsiva.

Otros trastornos asociadoscon

El TOD es una comórbida frecuente en niños y adolescentes con trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH), ansiedad, depresión y problemas de lenguaje y en el aprendizaje.

Síntomas

Los signos y síntomas más notorios de este trastorno son la rebeldía, obstinación, cólera y actitud desafiante.

Los niños con TOD son persistentemente desobedientes y hostiles, desafiando activa y constantemente a sus padres, profesores y otras figuras de autoridad. Suelen, además, tener dificultad para controlar sus emociones, manifestando en ocasiones explosiones de ira, agresiones verbales y deseos de venganza.

Los primeros signos de este trastorno suelen manifestarse en edad prescolar. La aparición del trastorno en la adolescencia es poco frecuente. A pesar de que este tipo de comportamientos rebeldes pueden considerarse normales en algún momento de la infancio y adolescencia, en el trastorno oposicionista desafiante estas actitudes con persistentes y excesivas comparadas con las de otros niños.

Estos comportamientos pueden manifestarse en uno o varios ambientes, como la escuela, casa, casa de familiares y amigos, etc.

Cuando antes sea diagnosticado el problema, mejor será la respuesta al tratamiento y la probabilidad de prevenir el desarrollo de un cuadro más grave.

Tratamiento

Cuando no es tratado debidamente, el TOD puede dar lugar a trastornos de conducta y de personalidad antisocial.

En la adolescencia, el TOD puede aumentar el riesgo de desarrollar trastorno de ansiedad, abuso de alcohol, uso de drogas y delincuencia.

El tratamiento deberá incluir diferentes métodos, tomando en consideración los ambientes social y familiar en que se desenvuelven los niños.

Además de la psicoterapia infantil, el tratamiento incluye terapia familiar y orientación a los padres. Cuando el niño presenta otros trastornos mentales asociados, como ansiedad, TDAH, depresión y bipolaridad, puede ser necesario emplear medicamentos.

Cabe señalar que el éxito del tratamiento depende mucho de los cambios en los ambientes social y familiar en que se desenvuelve el niño. Por ello, los resultados pueden demorar en aparecer y el tratamiento puede tomar años.

Trastorno oposicionista desafiante (TOD): causas, síntomas y tratamiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *