Trastornos alimenticios: tratamiento

Trastornos alimenticios: tipos, síntomas y tratamiento

Tipos de trastornos alimenticios

Los trastornos alimenticios más comunes son la bulimia, anorexia, obesidad, vigorexia y la desnutrición. Son trastornos que provocan alteraciones en la alimentación y suelen manifestarse en la adolescencia. Las causas pueden ir desde factores psicológicos y emocionales hasta problemas relacionados con el metabolismo.

Bulimia

La bulimia es un trastorno alimenticio que se caracteriza por la ingesta compulsiva y rápida de grandes cantidades de alimentos, seguida por sentimientos de culpa o arrepentimiento que llevan a la persona a inducir el vómito para expulsar lo que acaba de comer y así no engordar.

Quienes sufren este tipo de trastorno alimenticio -en la mayoría de los casos mujeres- también pueden tomar laxantes y diuréticos, pasar varias horas sin comer o practicar actividad física intensa para no subir de peso.

Las personas que padecen bulimia suelen ubicarse en su peso normal. No obstante, tienen una obsesión con su apariencia y tienden a seguir dietas muy rígidas. Cuando no soportan más el hambre, comen compulsivamente, en grandes cantidades, en un corto tiempo. Inmediatamente después de esto, se sienten culpables por haber comido tanto e inducen el vómito para no engordar.

Anorexia

Los principales síntomas de la anorexia son el miedo irracional a subir de peso y una preocupación excesiva por mantener el peso. Las personas con este tipo de trastorno creen que están gordos cuando se ven en el espejo, aun cuando en realidad son extremadamente delgados.

Se trata de un trastorno alimenticio marcado por la distorsión de la autoimagen, que ocurre principalmente en la adolescencia y es más común en mujeres.

Esta sensación de tener sobrepeso lleva a la persona a adoptar dietas extremas, tomar diuréticos y laxantes, hacer ejercicio en exceso, pasar largos periodos sin comer, entre otras medidas extremas para no engordar.

Una característica marcada de las personas anoréxicas es que suelen ser extremadamente delgadas. En los casos más graves, la anorexia puede causar desnutrición severa y llevar a la muerte.

Obesidad

Mientras que los signos y síntomas de la bulimia y la anorexia se caracterizan por el miedo a engordar y la creencia de tener sobrepeso, en la obesidad estos se manifiestan a través de la acumulación excesiva de grasa corporal.

Las principales causas de este trastorno es el sedentarismo y una alimentación poco balanceada, con una ingesta excesiva de carbohidratos y grasas.

La obesidad aumenta el riesgo de infarto y accidente cerebrovascular (“derrame”) y favorece el desarrollo de ciertos tipos de cáncer, hipertensión arterial, diabetes, artrosis y otras enfermedades y complicaciones.

Desnutrición

La desnutrición es un trastorno alimenticio provocado por un consumo muy bajo de calorías y nutrientes esenciales para mantener el buen funcionamiento del organismo.

Los casos de anorexia grave pueden llevar a cuadros severos de desnutrición. No obstante, gran parte de los casos de desnutrición son causados por factores socioeconómicos.

Vigorexia

La vigorexia no es propiamente un trastorno alimenticio, sino psicológico. Sus principales síntomas son la obsesión por tener un cuerpo musculoso y la insatisfacción con la apariencia del cuerpo.

Estas personas pasan buena parte de su día ejercitándose, lo cual acaba afectando su vida social. Asimismo, para conseguir el cuerpo que desean, suelen consumir anabolizantes y someterse a dietas ricas en proteínas, causando problemas alimenticios.

El tratamiento de los trastornos alimenticios involucra a diferentes especialistas, principalmente el psiquiatra, psicólogo y nutriólogo.

Tratamiento

El tratamiento de los trastornos o desórdenes alimenticios depende del tipo de trastorno (bulimia, anorexia, obesidad, desnutrición, vigorexia) y de sus causas, que pueden estar relacionadas con factores psicológicos o metabólicos.

Bulimia

El tratamiento de la bulimia involucra al psicólogo, psiquiatra y nutriólogo. Las personas con bulimia son tratadas con psicoterapia y medicamentos antidepresivos y estabilizadores de humor.

Anorexia

El tratamiento de la anorexia también involucra al psiquiatra, psicólogo y nutriólogo. En algunos casos, la persona debe ser internada para poder reintroducir gradualmente los alimentos a su dieta. El tratamiento puede incluir psicoterapia, terapia familiar y medicamentos psiquiátricos.

Obesidad

El tratamiento de la obesidad consiste en una dieta balanceada, con pocas grasas y carbohidratos y actividad física. Algunas personas pueden, además, requerir ayuda psicológica. Los casos de obesidad mórbida pueden incluir la realización de una cirugía para reducir el estómago.

Desnutrición

El tratamiento de este tipo de trastornos consiste en aumentas la ingesta de carbohidratos, proteínas, agua y otros alimentos gradualmente. En algunos casos podrá ser necesario tomar suplementos con vitaminas, proteínas y minerales. La reintroducción gradual de los alimentos y el uso de suplementos debe ser acompañado por un médico.

Vigorexia

El tratamiento puede incluir psicoterapia, medicamentos y seguimiento por parte de un nutriólogo y endocrinólogo.

El objetivo del tratamiento psicoterapéutico es ayudar a la persona a aceptar su cuerpo, combatiendo la percepción distorsionada que tiene de este. Adicionalmente, se podrán usar algunos medicamentos antidepresivos para controlar la compulsión y depresión asociadas a la anorexia.

Trastornos alimenticios: tipos, síntomas y tratamiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *