Trastornos mentales

Trastornos mentales: identificación y tratamiento

Principales tipos de trastornos mentales

Entre los trastornos mentales más comunes se encuentran la depresión, el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno de estrés postraumático, el trastorno de pánico, la esquizofrenia y las psicosis.

Los trastornos de personalidad, como el paranoide, esquizoide, antisocial, borderline, obsesivo-compulsivo, entre otros, no se consideran trastornos mentales propiamente. No obstante, la presencia de alguno de estos puede aumentar la predisposición a tener ciertos trastornos mentales.

Depresión

Es el trastorno mental más común, junto con el de ansiedad. Se sabe, incluso, que los factores genéticos responsables por la aparición de ambos trastornos son los mismos. El comportamiento general y la respuesta al tratamiento de estas personas también son muy parecidos.

La depresión se caracteriza por un sentimiento de tristeza profundo y persistente, que puede llegar a ser paralizante en los casos más graves.

El paciente muestra una falta de interés por realizar sus actividades, incluso aquellas que solían gustarle. La apatía, sentimiento de vacío, desánimo, falta de energía, así como los pensamientos negativos y pesimistas, son también síntomas frecuentes de este tipo de trastorno mental.

El tratamiento de la depresión incluye el uso de antidepresivos, psicoterapia y cambios en el estilo de vida.

Trastorno de pánico

El trastorno de pánico es un trastorno mental que provoca crisis agudas de ansiedad intensa, como si alguna tragedia o catástrofe pudiera ocurrir en cualquier momento. Los ataques ocurren repentinamente y de forma inesperada, con una duración promedio de 15 a 30 minutos.

Los síntomas incluyen aumento de la frecuencia cardiaca y respiratoria, falta de aire, boca seca, temblores, náuseas, transpiración excesiva, mareos, miedo de morir, desesperación, sensación de la tragedia inminente, vómitos y desmayo.

El tratamiento del trastorno de pánico se realiza con antidepresivos y ansiolíticos junto con psicoterapia.

Trastorno de ansiedad generalizada

Las personas con trastorno de ansiedad generalizada manifiestan una preocupación intensa, constante y difícil de controlar. Es una ansiedad irracional, que causa sufrimiento a la persona.

Los signos y síntomas de este trastorno pueden ser físicos y psicológicos e incluyen: angustia, miedo, agitación, irritabilidad, taquicardia, sudoración, falta de aire, entre otros.

El trastorno de ansiedad generalizado se diagnostica cuando los síntomas persisten por más de seis meses. El tratamiento combina ansiolíticos y antidepresivos junto con psicoterapia.

Estrés postraumático

El trastorno de estrés postraumático surge debido a un acontecimiento violento a un trauma extremo, generalmente asociado a situaciones que han puesto la vida de la persona en riesgo. Es un tipo de trastorno de ansiedad, por lo que los síntomas son parecidos.

No obstante, en el estrés postraumático, los síntomas suelen manifestarse en situaciones en las que el individuo cree que volverá a vivir nuevamente esa experiencia traumática.

El tratamiento de este tipo de trastorno es bastante complicado. La terapia consiste en el uso de medicamentos psiquiátricos, principalmente antidepresivos, y psicoterapia.

Esquizofrenia

Este trastorno de caracteriza por crisis de psicosis con síntomas como delirios y alucinaciones.

Las crisis son intermitentes, pudiendo manifestar discurso desorganizado, comportamientos extraños, indiferencia, falta de actividad, motivación y concentración, desconfianza, alteraciones en la coordinación motora, entre otras.

El tratamiento de la esquizofrenia se realiza con medicamentos, psicoterapia, orientación para los familiares y, en algunos casos, internado del paciente.

Psicosis

Las psicosis son trastornos mentales en los que la persona pierde la noción de la realidad, pudiendo causar síntomas como delirios, alucinamientos, comportamientos extraños, confusión mental, pérdida de la memoria, entre otros.

La pérdida del contacto con la realidad ocurre debido a las alteraciones en la percepción y en el pensamiento de estas personas, el cual se ve afectado. Producen conclusiones equivocadas sobre el mundo real, aun si las circunstancias indican lo contrario, y no son conscientes de su estado delirante o alucinante.

El tratamiento incluye medicamentos psiquiátricos, psicoterapia, orientación para la familia y, en casos más graves, internado del paciente.

El psiquiatra es el especialista responsable del diagnóstico y tratamiento de los trastornos mentales.

Trastornos mentales: identificación y tratamiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *